Uno de los agravios que más sentimos contra el gobierno federal, sin duda es las alzas en la energía eléctrica

Nazi

Uno de los agravios que más sentimos contra el gobierno federal, sin duda es las alzas en la energía eléctrica, la gasolina y el gas. Obvio aparte de otra larga lista de imposiciones. Hoy quiero ocuparme en específico del alza en las tarifas eléctricas. Y lo hago porque ahora resulta que estás alzas no existen y solo están en nuestra imaginación. La paraestatal gasta millones de pesos en difusión de su verdad de que no hay aumentos y que por el contrario están han bajado. Esta postura nos recuerda a la Alemania Nazi donde el tristemente célebre ministro de Propaganda Joseph Goebbels lanzaba una mentira una vez, otra vez, mil veces hasta que la hacía verdad. Esto pasa con la CFE que ya dictaminó que seguimos pagando lo mismo desde hace un año. Es una falaz mentira. Y tengo las pruebas para afirmarlo. Hoy tengo que pagar cuatro mil pesos más de lo que pague en enero del año pasado. Y en un consumo más bajo. No se vale esta maniobra nazi. No se puede castigar de esta manera a una sociedad dañada por estos chicotazos a su economía. Y es por eso y por muchas razones más que crece el repudio ciudadano contra el Gobierno que abusa. Creo que ha llegado el momento que la Comisión responsable de hacer estos ajustes tarifarios piense que sus golpes van en contra de los más necesitados y que son seres humanos y no animales que no sienten los estragos de esos abusos. Una buena despedida señor presidente es que se cobre lo justo por lo que más ocupamos. Estaremos a la espera.

Falcon

Mi primer carrito y a la edad de quince años, fue un falconcito rojo modelo 54.

Lo compré en Constitución en tres mil pesos, que gané vendiendo periódicos y ropa de segunda. Y como no sabía manejar, me lo llevó el vendedor a mi casa. A la Toba. Ahí me lo dejó. Yo nada más lo miraba y miraba. No me atrevía a meterle mano.

Pero pronto encontré la solución: compartir mi nave con mi mejor amigo: Félix Navarro Caravantes. Por mientras que aprendí a manejar, fue mi chofer honorario. Hasta que empezaron las clases de manejo en el campo de Futbol de la Colonia La Laguna.

En la segunda pasó algo grave; Félix, al fin me lo soltó. Antes me dio una lección de los cambios, del freno y el clutch. En eso estaba cuando arrancó. Y que me lo traigo arrastrando. Le dimos así dos vueltas al campo. Y Félix grite y grite. Y yo buscando el freno. Al fin logré parar el carro. De ahí se me quitó el miedo y esa tarde ya fui manejando hasta la Nevería de Los Vegas.

Esa lección acrecentó más nuestra amistad. Félix hasta hoy es mi amigo del alma. En la niñez nos hermanó la aguda pobreza. Y las ganas de salir de ella. Y creo que hoy tenemos trabajo y vivimos mejores días. Y a los nuestros los cuidamos mejor.

Vidas Paralelas

Ayer el ejecutivo Carlos Mendoza Davis tuvo un encuentro de trabajo con productores agropecuarios del municipio de Comondú, el gobernador Carlos Mendoza Davis, señaló el dinamismo económico que caracteriza hoy a las actividades primarias y destacó la importancia de que el relevo generacional en los sectores productivos, venga acompañado de avances tecnológicos que impulsan y fortalecen su productividad… Bien y ayer El coso de Poncho Navarro, centro de moda para las recepciones políticas se vistió de gala para recibir ayer a don Manuel López Obrador que dialogó con sus seguidores. Hay voces que coinciden en calificar el encuentro como un buen evento. De aquí se trasladó a Sonora. Éxito… En Mulegé hay un personaje que pasará a la historia como todo un César. Es un señor de señores. Es Pedro Osuna. Es todo. El bienamado. El gobernadorcito del norte. Ahora será diputado. Ya fue alcalde dos veces… Pobre pueblo… Y. con esto nos despedimos deseando lo mejor. Y no olviden: hagan el bien. Y sean felices. Gracias.

¡Comparte!

* * *