Un, dos, ocho y media, un dos, tres. Una imagen blanca.

Manzanero

Un, dos, ocho y media, un dos, tres. Una imagen blanca. Un, dos, tres, Teatro de la ciudad. Al full. Tercera llamada, comenzamos. Un, dos, tres, baila. Y el aplauso que truena. Y la diminuta imagen avanza. Es Armando Manzanero. Abre este sábado el concierto Paquito&Manzanero. Un espectáculo de gigantes de la música tras generacional en el mundo. Esa figura blanca, baila. Canta y enamora al público que le responde. Manzanero no está solo. Están los integrantes del cuarteto de Jazz que acompaña a estos dos grandes: el famoso pianista Alex Brown, Diego Urcola , en la trompeta, saxofón, trombón, Carlos Henríquez en los bajos y en la  batería Antonio Sánchez. Al principio tras una breve presentación del gran Paquito que viste muy elegante .Luce un chaleco negro con un prendedor con forma de saxo sobre una llamativa camisa de fantasía, pantalones de vestir negros y mocasines bicolores. Después de su entrada triunfal y de un intercambio de halagos recíprocos deja el escenario a Manzanero quien intercambia canciones con pasajes de su vida Mis padres a punto del divorcio – contó a un público entregado y expectante- decidieron separarse. Y acordaron; lo haremos cuando crezca Armandito. Y se rompe la carcajada. Durante cuarenta minutos de la hora y media del chou entre charla y chistes interpretó cinco de sus éxitos. Somos novios exaltó al público. El compositor más famoso se sentía en casa. Gozaba al bailar, lento, pero con ganas. En los recesos miraba fascinado a la muchedumbre que otra vez como en todas las ocasiones que ha estado aquí le entregan el alma y corazón. Después da la alternativa a Paquito. El inmortal Paquito, la figura emblemática del Jazz, cubano de nacimiento. Voz rebelde en los tiempos de Fidel Castro. El clarinetista y saxofonista que tiene grabado más de 30 discos y que hoy radica en Nueva York, en una residencia frente al Hudson. Y ahí está. Y al igual que Manzanero hace su entrada bailando y cargando el clarinete. Y empieza con un popurrís de sus éxitos.

Paquito 

El acompañamiento es espléndido. Y el apoteosis cuando después de preguntar sobre quién es el mejor compositor en el mundo – aparte de Manzanero- aclara. Mozart. Y de él interpretan una maravillosa obra. La noche avanza. El concierto en su clímax.  Quedó atrás la larga cola, para entrar al recinto. Los asistentes felices. Unos bailan. Otros abrazan y besan a sus parejas. El fondo del escenario cambia de colores. Se percibe un ambiente alegre. Y de gozo. Y aplausos. Este concierto pasará sin duda a la historia de BCS. El momento cumbre es el retorno de Manzanero. Después de intercambiar bromas los dos gigantes a lo suyo. Las modificaciones de la gran obra de Manzanero a la música de Paquito, es espléndida, arreglos fabulosos. Y desfilan los éxitos: no se tú. Te extraño. Esta tarde vi llover. Tras la diminuta figura de Manzanero, se yergue el figurón de Paquito. El mismo que en toda su vida une talentos como los también grandes. Astor Piazzolla, Lalo Schiffrin, Carlos Franzetti, Andrés Boiarsky, Diego Urcola. Y el inolvidable Jorge Dalto. Y hoy el orgullo de los mexicanos: Armando Manzanero. La felicidad no es eterna. Es fugaz. Y así paso en ese encuentro de gigantes. Cuando Armando concluyó la interpretación de No. Y ya no más. Agradeció a su público. Y presumió que cenarían tacos de jurel. Y pone fin. Pero como en los buenos espectáculos el público pide más. Y retornaron y cantó Contigo aprendí. Y otra vez el final. Y otra vez el regreso. Ahora lo hizo solo. Aunque gritó “Paquito no me dejes solo” interpretó Adoro. Un final de Manzanero al piano. Y el júbilo del respetable que otra vez de pie despedía de pie a quien enamora con su voz a todas las generaciones de este mágico país. Percibí a lo lejos la nostalgia de Manzanero que no se quería ir. Y si, se salió con la suya, no se fue.  Está ahí, en ese teatro de esta ciudad. La de las ilusiones y de amores. Esta ahí en ese piano, dando el alma. Y en la voz, el corazón.

Vidas Paralelas 

Mal comienzo para la Alcaldesa de Los Cabos. Se dio un santo porrazo, que la llevó al hospital más finolis de Los Cabos. Después ya de vuelta a su despacho quiso hacer sus necesidades y no encontró en el baño. Su antecesor se la llevó. Y el colmo fue que las cuentas de cheques son manejadas todavía por los que se fueron ! ¡Qué  calamidad!… Estamos de fiesta El 12 de septiembre de 1974 el presidente de la República Luis Echeverría Álvarez envió al Congreso de la Unión la iniciativa de decreto que transformaba los territorios de Baja California Sur y Quintana Roo en estados libres y soberanos. Una vez aprobada dicha iniciativa, el decreto fue publicado en el Diario Oficial de la Federación el 8 de octubre de 1974…El primer gobernador de la entidad, de acuerdo con la Constitución Política del Estado naciente, fue el Lic. Ángel César Mendoza Arámburo de 1975 a 1981. Nació en La Paz, B.C.S. el 15 de diciembre de 1934; licenciado en derecho por la UNAM; secretario particular del Secretario de la Presidencia de la República; Secretario General de Gobierno del Territorio de B.C.S. y diputado federal de la XLV Legislatura del Congreso de la Unión de 1967 a 1970…Y con esto nos despedimos no olviden: hagan el bien. Y sean felices.

¡Comparte!

* * *