Me da la impresión que vivimos en una isla.

Isla

Me da la impresión que vivimos en una isla. La de la fantasía. En ella suceden tantas cosas que se escapan de la realidad. Y lo noto más en esa estrecha relación de ciudadanos-gobernantes. Aclaro, esta visión no es nueva. La tengo desde hace muchos años.
Para empezar diré que me late mucho ese mal fario que tenemos los sudcalifornianos. Elegimos a nuestros gobernantes con tanta ilusión y de manera relámpago se convierte en frustración.

Y añadimos a esto que son aquellos los que más votos sacan los que más pronto chafean. Y como por arte de magia se vuelven con toda la furia contra los mismos votantes.

El pobre ciudadano recibe como pago medidas atentatorias en sus derechos, en sus familias, en sus patrimonios y en sus hogares comunes. Los pueblos y ciudades.

Aquel deseo de que las cosas cambien se van al caño. Conozco afiebrados morenistas que laboran en el gobierno federal que están con el Jesús en la boca, esperando el cese. O reubicación.
También se de impulsores de las campañas de los hoy alcaldes, diputados federales, locales y de Senadores que se quedaron no solo chiflando en la Loma, sino además sin empleo y el colmo de los colmos perseguidos.

Desentona e incrementa este desencanto que Senadores como Víctor Castro ya se sienta no solo el arrogante procónsul del estado sino el next man de esta entidad. Y por lo tanto ya no se digne acudir a las sesiones a las que tiene obligación de ir. Y lo mismo sucede con Lucia Trasviña.

Duele el intento draconiano del edil paceño Rubén Muñoz de imponer costos a todo lo que se mueva con el deseo de restablecer la desfondada tesorería ¿tendrá la culpa de esto el ciudadano?

O seremos responsables los que vivimos en esta isla de la fantasía que un alcalde como el comundeño sea incapaz de presentar una propuesta de presupuesto que es un mandato legal?

Lo de sus aficiones etílicas, es tema aparte y estoy descalificado para comentarlo y además es de índole personal. Ni mencionarlo.

Por ello creo que esta entrada a los nuevos mandatos antoja una reflexión: ¿soportará otra vez el ciudadano que se le engañe y se le mienta? Solo él tiene la respuesta.

Humano

Era el verano de 1987. El día se fugaba por los hermosos arreboles paceños. Y llevándose muy agarrados de la mano los multi colores que formaban figuras caprichosas.
Abajo de la bóveda celeste,en la alberca de un hotel estaba Francisco King Rondero. Camiseta blanca polo. Un pantalón corto azul, tenis converse y sus lentes colgaban de su cuello. Y recostado en una poltrona miraba en esa tarde ese atardecer en la edición de ese día. Bajo de él, una copa de vino tinto chileno.
Esa noche habría una reunión de directores de medios con el recién desempacado gobernador don Víctor Liceaga. Era a puerta cerrada en una suite de ese hotel.
Mi vela en ese entierro era coordinador por parte del gobierno en mi calidad de subdirector general de información. Llegue demasiado temprano por cualquier imprevisto. Y ahí estaba en la alberca el principal líder de opinión de radio y televisión.

Me invita una copa de vino y la acepto. Y ahí acostados a la intemperie y saboreando vino me contó su vida. Lo bueno y lo malo. Su origen. Sus hijos. Sus padres. Sus amores. El valor de los medios. Y el profundo amor a BCS.

Delineó una apasionante crónica en escasos 40 minutos. Me sentí emocionado escuchar de don Pancho su propia historia.

Después de contarla habló de mí. Me dijo cosas buenas y críticas. Y remató con una observación que me caló para siempre: sé que me admira Jesús. No lo haga. Le pido por favor que me vea como lo que soy. Una persona normal.

No le respondí. Guardé un largo silencio y en la oscuridad me avancé la copa de un solo sorbo.

Vi que de reojo me escudriñaba. Y el hielo se desquebrajó cuando me pregunta
¿Qué quiere Liceaga? Saludarlo don Pancho, le respondí. Y suelta la carcajada.
Si. Le creo. Pero dígale usted que mis servicios cuestan esto. Y él le dirá esto. Y al final usted haga oficios para que mi propuesta sea la buena.

Y sí. Al llegar don Víctor se estrechan los afectos. Cenamos. Y en los postres don Pancho le dice al gobernador: mis pretensiones las tiene Jesús.

No comento la respuesta de don Víctor. Solo me medio acuerdo que don Pancho quedó contento.

Y desde ese día de atardeceres de vino y de historias don Pancho y yo nos hicimos amigos: me lo demostró muchas veces. Yo lo sigo admirando y recordando.

(Cachitos de vida)

Vidas Paralelas

Con la inauguración de nuevas aulas y techumbres en planteles educativos de las comunidades de Los Barriles, municipio de La Paz, así como de Santiago y Cabo San Lucas, municipio de Los Cabos, el Gobierno del Estado impulsa la calidad en educación básica, expresó el gobernador del Estado, Carlos Mendoza Davis en el marco de la gira de trabajo que realizó por el sur de la entidad, donde hizo entrega de infraestructura educativa que tuvo una inversión superior a los siete millones de pesos.
El mandatario estatal señaló que “con estas obras estamos cumpliendo el objetivo de establecer un piso parejo para los alumnos de todas las regiones de la entidad; con más aulas y techumbres respondemos a la demanda de espacios educativos e impulsamos a los estudiantes sudcalifornianos para que logren un mejor futuro como profesionistas”.
Durante la gira, Carlos Mendoza Davis visitó la escuela secundaria Número 32 de la población de Los Barriles, en donde hizo entrega de un aula didáctica y mobiliario, así como de una techumbre en la cancha de usos múltiples, acciones que tuvieron una inversión total de dos millones 674 mil 327 pesos. Posteriormente, el gobernador se trasladó a la primaria Graciano Sánchez de la comunidad de Santiago, en donde hizo entrega a la comunidad escolar de una techumbre…Este viernes se realiza un homenaje a mi padre Francisco. Fue uno de los hombres y mujeres que le dieron vida a Insurgentes. El lugar donde se le recordará. Sera a las seis de la tarde. Y en el obelisco construido aledaño a la cancha deportiva. Gracias mil a los organizadores…Y con esto nos vemos no olviden hagan el bien y sean felices.

¡Comparte!

* * *


Responder

Tu e-mail no seá publicado.