“El buen PAN por su casa empieza”

Expresión Peninsular / “El buen PAN por su casa empieza”

El fundador del PAN  don Manuel Gómez Morín señalaba: “Lo normal en el falso sistema democrático mexicano, ha sido que la elección la haga el Gobierno. Así fue durante toda la larga época porfirista.  El pueblo no tomó parte alguna porque de antemano se conocían los resultados decretados, ya por quienes entonces señoreaban al País”. Las recomendaciones de Gómez Morín no fueron  muy tomadas en cuenta en la selección de precandidatos para los comicios del 2015, ya que la mayoría de los abanderados recibieron el palomazo desde el palacio de cantera y la mayoría de estos rascándoles un poco a su sensible piel azul se puede descubrir que conservan la hepatitis propia del sol azteca. Esta acción generó que los auténticos albiazules los que sudan gotas color blue y que por años han sido files a los principios de su partido, apliquen hoy las técnicas del plantón y de tomas de oficinas, acciones que le fueron criticadas ampliamente en la época de Calderón a las ovejas del entonces pastor de las tribus,  El Peje López Obrador.

 El jueves por la tarde, alrededor de unos 30 panistas, se manifestaron a las afueras del Comité Ejecutivo Estatal del Partido Acción Nacional, en donde con mantas exigieron la no imposición de ciertos aspirantes, como Marco Puppo, dentro de las candidaturas para los comicios 2015.

Según información trasmitida por medios impresos y electrónicos  La protesta,  se debe según los manifestantes, al avasallamiento de ex perredistas que llegaron al partido, luego de la entrada de Marcos Covarrubias Villaseñor, los cuales terminaron por desplazar a los panistas adoctrinados con años de militancia, comentaron.

Entre las mantas que toda la ciudadanía puede leer en las oficinas del blanquiazul se lee: “El PAN tiene historia en BCS. Aquí hubo un intento civilizado pero la intolerancia imbécil lo impidió”, este mensaje confirma que en ese instituto político la democracia a pasado a un segundo plano y lo importante no son las propuestas, la experiencia o la aceptación de la ciudadanía aquí lo que vale es pertenecer a la corte del virrey en turno, que al igual que en los tiempos de la Francia imperial se dedicaban a rendirle pleitesía y elevar alabanzas a la máxima autoridad. Sin duda si don Manuel Gómez Morín viviera es muy probable que regresaría avergonzado a su tumba al darse cuenta que la organización que el fundó  se hace patria de manera muy generosa para todos aquellos que se cuelan al primer circulo del poder mientras que al resto de los militantes no se les aplica ni la ley  a secas.

¡Comparte!

* * *