Duro

No es fácil vivir

No es fácil vivir. Y vaya qué hay muchas muestras de esto. Este año la naturaleza nos ha tratado duro. Todavía aquí en nuestro Estado no superamos los efectos de fenómenos devastadores como Odile que ya lleva años, viene Lidia y nos mete otra tunda. Y están ahí los estragos una comunidad dañada como la sureña con muchas familias sin hogar. Y aquí se diferencia de quienes las perdieron por asentamientos irregulares y otros porque Infonavit les facilitó casas endebles que se colapsaron por construirse en zonas peligrosas. Y a unos y otros todavía no se les hace justicia. Pero encima de esto, de lo propio tenemos ahora el grave dolor de ver a nuestros hermanos del centro del país y del Itsmo y el Sureste sumergidos en tragedias mayúsculas que lastiman el alma. Hace unos días me dijo una lectora ¿Qué mensaje nos quiere dar la naturaleza? Me cimbró la pregunta, la verdad. Pero de inmediato contesté que lo que nos quiere decir es que nos unamos, que cuidemos el entorno, que hagamos obras de calidad que nos den seguridad. Y también nos quiere decir que no destruyamos nuestro ambiente. Ojalá que hagamos caso a los llamados. Y aprendamos las lecciones. Por otro lado destacó la solidaridad que ha brotado en los sudcalifornianos que están al pendiente de estos difíciles momentos por los que atraviesa nuestro país.

Libro

El pasado jueves fui con mi doctor. Un chequeo de los ojos. Fue un día normal. La cita a las ocho de la mañana.  Y ahí, puntual como un militar.

La sala de espera poco concurrida. Cinco pacientes. Dos más adultos que yo. Una señora de unos cuarenta años. Una guapa dama de unos treinta años de buenos veres. Y el quinto llegó después que yo. Era un hombre alto, gordo Unos sesenta años. De tez blanca. Y bien vestido. Y en su costado cargaba un libro gordo, demasiado gordo. Antes de sentarse checó el ambiente y el entorno. Sus ojos relampaguearon cuando encontró un asiento vacío al lado de la guapa dama. Y ahí desparramó su obesa humanidad.

Todo bien hasta el momento que habló.  Un vozarrón. Pero grande. Y empieza a dar una amplia descripción de su vida. Empezó con su formación académica. Es doctor en ciencias por la Sorbona de París. De ahí se pasó a sus propiedades. Es dueño del ochenta por ciento de La Paz.

Continuó con sus destrezas buen pescador. Como cazador sería un buen caso para la Profepa porque ha matado mas de mil especies.

Y la dama toda asustada porque el hombre no paraba. A la hora de la perorata el hombre se subió a un barco que zarpó de San Francisco  y recorrió todos los países de Europa. Y más allá; China. Japón. Reservó veinte minutos para recordar su paso por Groelandia.

Toda una hazaña en un solo pecho. Y ahí todos escuchando sin querer. Y de vez en cuando le sobaba el lomo a su libro gordo.

Yo me empecé arrullar con la plática.  Y a punto de quedarme dormido. Salté de mi asiento cuando le escuché una frase. Este libro. Es mi libro consentido. Por eso lo cargo. Y es de poesía. Es decir de puras mentiras. Porque sabrá amiga mía que solo a los poetas se les permite mentir. !Sopas perico ! Me dije. Y le puse más atención.  Nos dio. Me dio una cátedra de mentiras  y poetas.

Pero en eso estaba cuando la asistente del doctor me llamó.  Y cuando me estaba atendiendo me acordé del gran Borges cuando contestó una pregunta a una joven estudiante. Me pregunta sobre la existencia de Dios? Quiero decirle que en este momento. Ni yo estoy seguro de mi existencia.

Y antes mucho antes dijo; soy un mentiroso. Y tengo miedo que me descubra.

Cuando salí de la consulta aquel hombre del libro gordo estaba declamando.

Vidas Paralelas

Bien hecha y agradable que denota el buen gusto de quién la diseñó es la remodelación del palacio de gobierno. No es en toda la área pero cuenta…Hay aspirantes a la alcaldía paceña que no pintan en el ánimo ciudadanos: nombres, claro que si Ricardo Barroso del PRI y Mamuva del PAN. Pueden reencauzar sus energías por otro lado…Y con esto nos despedimos. Nos leeremos mañana. No olviden; hagan el bien. Y sean felices.


* * *


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.