¿A qué vino Gerardo Fernández Noroña?

Disfraz

¿A qué vino Gerardo Fernández Noroña? Eso pregunté a los que saben de política en la entidad. Unos no me respondieron. Percibieron muy fútil la pregunta. Unos ni lo conocen. Y los pocos concretaron a decir lo que yo ya sabía, pero que tenía la esperanza de escuchar algo nuevo. Y en efecto vino en el tour de la bufa. Es lo que ha hecho desde que se le conoce en los pasillos de la política. Vino al encuentro de cartuchos quemados como el ex mandatario Narciso Agúndez Montaño de triste memoria en la entidad. Vino a degustar los ricos productos de nuestra gastronomía local. Y de remate vino a cuestionar el desempeño del gobernador Carlos Mendoza Davis. Lo hizo sin la calidad moral necesaria, por la sencilla razón de que no conoce la realidad sudcaliforniana. Habló de oídas y con ello contradijo a sus invitadores. Para empezar diremos que nos consta que desde su nombramiento el maestro Víctor Manuel Castro Cosío como delegado especial jamás se ha expresado así del gobernador y cumple así la instrucción que hiciera aquí el presidente de la República. Por eso los exabruptos de Fernández Noroña quedan en eso. Pero el trasfondo de este tour de la insidia es una gran desatención de los jerarcas de la Cuarta Transformación que mandan a lo más descalificado de sus filas para hablar de sus bondades que la verdad hasta el momento en esta hermosa tierra no se ven por ningún lado. Solo vemos la esquizofrenia de un payaso con disfraz de diputado federal.

Eterno

Llegamos al Valle de Santo Domingo miles de mexicanos. De todas partes del país. Familias y más familias. Para 1964, cuando mi familia llegó, Insurgentes y Constitución ya estaban fundados. Y albergando a miles y miles de hombres y mujeres. Niños como yo eran la algarabía de todos los días y en especial los fines de semana, que eran fiestas interminables. El dinero corría por las calles. Era una feria permanente. Cerveza, conjuntos norteños. Tiendas grandes y chicas. Carnicerías de primera. Y en medio de esa vorágine mis ojos y la memoria registraron un hombre eterno. Don Miguel Camberos que ha sido testigo silencioso del paso del tiempo, en ese Valle de Lágrimas. No es alto, ni tampoco chaparro. Mediano diremos. Viste pantalón negro y un chaleco del mismo color. Camisa de colores. Y se distingue por su firme andar y su franca sonrisa. Cuando yo tenía diez años, hoy tengo 58, lo miraba trabajando en sus negocios en La Toba. Lo saludaba con respeto. Y ya me parecía un hombre mayor. El tiempo pasó. El viento del norte me trajo a La Paz, donde forjamos Ely y yo una familia. Un cacho de mi corazón se quedó en La Toba. Pero nunca me olvido de mi gente.
Hoy ya con varias décadas, medio siglo de por medio siguen desfilando por mi vista esos personajes como don Miguel. Y si alguien ha leído como lo hice yo el libro » el rostro de Dorian Grey» no se extrañarán de ver a este hombre del que les hablo.
Todos los días con su acostumbrada vestimenta y su sonrisa a flor de labio, cruza las calles de La Paz, feliz y contento. Con el tiempo a su favor, obvio.

Vidas Paralelas

En encuentro con integrantes del Consejo Coordinador Empresarial de Los Cabos, el gobernador Carlos Mendoza Davis sostuvo que es la coordinación y la suma de esfuerzos la base para continuar avanzando en el desarrollo que queremos para Baja California Sur, “porque somos aliados en las coincidencias y queremos el bien para las familias que residen en este destino y en todo el estado”, puntualizó.
Mendoza Davis destacó la importancia de conocer los comentarios y propuestas del sector empresarial para enfocar de una mejor manera los programas y políticas que lleva a cabo su administración; sobre todo, en una nueva realidad que vive el país en donde es necesario empujar hacia un solo lado porque al final de cuentas, todos trabajamos para la misma gente…Y con esto nos despedimos no olviden hagan el bien y sean felices.

¡Comparte!

* * *