Con el tiempo, más adelante pasando más años, los que vivan, los que vivamos, valoraremos las obras y las acciones de los gobernadores ya ausentes.

Criminal

Con el tiempo, más adelante pasando más años, los que vivan, los que vivamos, valoraremos las obras y las acciones de los gobernadores ya ausentes. Desde Hugo Cervantes del Río,  Félix Agramont Cota, Angel César Mendoza, Alberto Alvarado y Víctor Liceaga. A bote pronto podemos decir muchas cosas después de sus decesos, pero ya en los anales de la historia, de la que dicen es la maestra de la vida, se les dará su justa dimensión. Y digo esto, porque los conocí bien, viví, ese tiempo en el que fueron mandatarios donde aprecié lo que sin duda fue su toque de clase, que les dio un prestigio y que les permitió hacer cosas: el poder de la gestión. Por un lado y como complemento el jalar con su gente. El sumarse. El encabezar. El pedir, el sugerir, el acomodar, el gestionar, el conseguir. Lo hicieron y le funcionó. Tiempos buenos de sus mandatos que desembocaron en lo mucho que hoy tenemos. Y si a veces renegamos y hasta lo publicamos, del empobrecimiento de la sociedad, lo hacemos porque reconocemos que hemos perdido cosas, entre ellas eso; gestión, Y viene al tema por lo desgraciado de nuestro destino, por la crueldad, cinismo, abuso, inhumano de las tarifas de la Comisión Federal de Electricidad, las que en lugar de bajar, aumentan considerablemente. Y cuando hablamos de este tema que nos debería de importar a todos, no lo hacemos con odio, con rencor, ni con secretas intenciones, lo hacemos porque la CFE se ensaña con los sudcalifornianos. Y lo hace más que con otras entidades, aquí nos castiga con diabólicos parámetros y con razonamientos insulsos, de manera irresponsable. Pero lo que pasa aquí es que este asunto hasta hoy no ha merecido la atención ni de la sociedad en su conjunto, ni de las autoridades gubernamentales. A la gente nos vale que nos cobren lo que nos cobren, no protestamos.

Ahora con los esfuerzos que hacen los legisladores, debemos decir que servirán de poco, y lo decimos sin la dosis de pesimismo, porque en este caso, la acción debe ser de todos. En un solo bloque, ciudadanos, gobiernos, legisladores, todos debemos de ponerle un hasta aquí a la CFE. Y si se puede. Lo hicieron en Baja California, lo hicieron en Sonora, Sinaloa. Y otros estados más. Y si ellos pudieron, no veo por qué no podamos, hacerlo. Y aquí retomamos la distinción de Agramont que cuando pidió la creación del estado libre y soberano, se puso al frente de todos. Y lo logró. Y eso nos enseñó que tiene sustento esa expresión tan común de que la unión hace la fuerza. Y claro que necesitamos fuerza, para parar la infamia de esa paraestatal. En unos cuantos días llegará un nuevo gobierno. Y hacia el debemos de enfocar todos nuestros esfuerzos y hacerles entender que esas tarifas que nos aplica la CFE no son humanas, son criminales.

Satán

El viernes por la tarde nos fuimos de pinta. Ya teníamos hartas ganas de echarnos una cervecita, mis amigos de la UABCS y yo. Antes de la cinco llegamos a la universidad: David, Mario, Miguel, Eugenio, Jesús y Humberto. Este último era el chofer y propietario de un Ltd, Ford, modelo 76.

El auto era una imponente bestia, aunque parecía lancha, por eso lo bautizamos como El Catamarán. En él llegamos al campus y sonsacamos al maestro Amadeo.

—Vamos, profe. Ayúdenos a resolver un caso de «alta filosofía» ‒le dijimos.

Nos creyó.

Por la Forjadores, casi a vuelta de rueda, íbamos risa y risa. Felices. Buenos alumnos, al fin y al cabo. Discípulos de las Ciencias Políticas.

Cuando menos acordamos llegamos al punto x de nuestro tour: La Voladora: la mejor cantina: las mejores chicas: la cerveza más helada, más grande. Donde pides un cuartito y te sirven una caguama. ¡Un litro, sí señor!

Ahí, en la disipación mundana del ser, en plena chacota y chistes, la vida se tornaba cada vez más buena, pues. Al principio todos estuvimos muy bien sentaditos, frente a la barra. Dando cuenta de nuestras bebidas ambarinas. La mía me supo a champaña.

De pronto Humberto saltó al escenario para declamar «María Manuela»; enseguida, nuestro experto orador, David, dio un discurso respecto a la trascendencia de la «nada». No me quedé atrás y les lancé una vieja poesía que al final se me olvidó, pero improvisé y gustó, por cierto.

—¡Ya llegué, hijos de la pelona! ‒un grito retumbó el establecimiento‒. ¡Soy Satán, bola de maricas!

—¡Marica lo serás tú, méndigo leproso! ¡A mis alumnos nadie los ofende!

Se armaron los trancazos de volada. El profe Amadeo se le fue encima al Satán. Éste esquivó fácil. El otro rodó. Saltó Humberto, el más alto, pero aquél lo lanzó como si nada hacia la puerta. Luego en montón. Sin éxito. Nos apiló a todos en la banqueta. Subimos al carro y emprendimos la retirada.

El carro-lancha se alejó llevándose lejos la dignidad de una guerra perdida.

Doblamos por la Padre Kino. En la Allende, frente al carrito de hot dogs del Güero, gritó el profe Amadeo.

—¡Párate, Humberto! ¡Párate!

El Catamarán, resignado, se parqueó. Dando tumbos se bajó nuestro profe. Nosotros lo seguimos.

—Dos jates con todo, Güero.

—¡Pa’ bajar la peda! ‒dijo el jatdoguero.

­—Quiero uno sin cebolla –dijo alguien.

—­¡Nomás comemos y nos regresamos a tumbarle los dientes al Satán!

Hubo un silencio pendejo.

Luego una prolongada carcajada se desgajó de la nada. Así, risa y risa por la batalla perdida nos hartamos de jates, y con los cachetes o las camisas embarradas de crema nos fuimos en seguida al terraplén para seguir la parranda.

Vidas Paralelas

En el contexto cultural, las ferias editoriales son muy importantes pues concentran una serie de actividades muy variadas que llevan la intención de fomentar el gusto por la lectura en la población”, señaló el Secretario General de la Universidad Autónoma de Baja California Sur, Dr. Dante Salgado González, al hablar acerca de la Feria Universitaria del Libro, misma que concluye este próximo jueves en punto de las 8:00 horas. Dijo que en el caso de las universidades estos eventos pretenden ser además un punto de encuentro en donde los estudiantes tengan acceso a la parte editorial, pero también a otros aspectos que fortalezcan su formación profesional y que les permitan relacionarse con la sociedad. En cuanto al trabajo editorial de la Universidad, mencionó que gracias al esfuerzo de muchas personas ha sabido mantener una producción sólida y consistente de publicaciones,   además de un programa permanente de comercialización y distribución de libros, así como un programa de fomento a la lectura…Ayer hubo audiencias del alcalde paceño Rubén Muñoz. Este programa, que tiene como principal objetivo la atención cercana y eficaz a las demandas y planteamientos de la ciudadanía, ha sido de gran aceptación entre la población, debido a que se ve reflejado en las audiencias solicitadas cada miércoles.  Además, al ser un programa itinerante, la finalidad es que se traslade a las colonias y barrios de la ciudad capital, así como a delegaciones y comunidades, con la meta de acercar al gobierno municipal con los ciudadanos… Y con esto, nos despedimos. No olviden: hagan el bien y sean felices.

¡Comparte!

* * *