Timbiriche se mostró espléndido con los sudcalifornianos.

Besos

Besos de cenizas; miles de luces.
Timbiriche se mostró espléndido con los Sudcalifornianos.
Serpiente de cuerpos, la ola gigantesca de cinco mil almas, dieron el toque mágico al concierto “ juntos” de Timbiriche este sábado que a escasos minutos de comenzar estampó el sello de gozo de la noche de generaciones, donde este grupo retornó al estado para hacer vibrar con sus canciones que se estampan directo en el corazón de un público vivo.
Todo comenzó desde muy temprano en el estadio Guaycura, recién inaugurado cuando miles y miles se apostaron en largas filas para acceder y participar en el concierto que a favor de la casa de los abuelos emprende el Sedif.
Las puertas se abrieron a las cinco y media y empezó el arribo. El ánimo era notorio por doquier. Un evento de familias. Grupos grandes con leyendas alusivas. Soy un desastre se leía en las camisetas que vestía la familia Ramírez Robles, encabezada por el reconocido abogado Paco Ramírez y su esposa Blanca.
Mezclado con la gente el gobernador Carlos Mendoza Davis vestido de chaleco negro y jeans, acompañado de su esposa Gaby, de sus hijos y suegra la señora Margarita Velázquez, también soltó la emoción y acompañó con júbilo las interpretaciones de esta banda.
La que está conformada por Alix Bauer, Sasha Sokol, Benny Ibarra, Erik Rubin, Diego Schoening y Mariana Garza, se percibe ahora más unida que nunca tras una gira de 80 conciertos desde que empezaron hace dos años el tercer reencuentro para celebrar el 37 aniversario.
Fue un concierto espléndido. Se mostró excelente sonido, luces. Y alta tecnología en diseño, animación. Y un derroche de multimedia. Y en los cantantes contínuos cambios de vestuario de acuerdo al avance del chou.En las gigantescas pantallas se fueron compartiendo trazos de historia. Desde el inicio en los ochentas hasta hoy: 37 años de historia.
Antes de las ocho y media se apagan las luces, tras un grito estruendoso. Primero un video y después la cascada de éxitos como “Timbiriche”, “Y la fiesta comenzó” y “Somos amigos”, fueron los primeros que retumbaron en el Estadio Guaycura y que fueron calentando el ánimo para una noche que estuvo marcada por la alegría y la diversión.
Dos horas y cacho de emoción. Esta se incrementó cuando Erik Rubín se desenreda del grupo y canta con mucha pasión “Ámame hasta con los dientes”. Desata la prudencia de todos que saltan al ruedo a bailar. Así gozan los sudcalifornianos. En serio. Y de ahí se prende el estadio.
A la mitad se hace un receso para agradecer en voz de Benny Ibarra a los anfitriones. Dice que están felices por este viaje juntos. Y por la atención de los sudcalifornianos. Buen mensaje, con sentido, donde se refiere al Estadio Guaycura como una obra excelente.

Esplendidez

Dijimos líneas arriba esplendidez. Y en efecto, Timbiriche nos entregó más de cincuenta canciones que fueron escuchadas con placer y entonadas por adultos y niños con la misma pasión.
Hermosa visión fueron las miles de luces que se encendían de parte del público para acompañar al grupo. Un espectáculo maravilloso.
Hubo de todo esta noche sabatina, drones registrando el encuentro. La seguridad y la limpieza del estadio. Una amplia gama de vendedores de todo tipo de antojos. Un buen momento.
Al final llegó la tristeza. Después de que cada integrante dedicara una canción, se cerró el telón. La muchedumbre se puso de pie y logró el retorno. Y obsequió el pilón. “Hoy tengo que decirte papá”. Y el final esperado: México. Un trozo a cappella y el resto a todo pulmón.
Y después se prenden las luces. Y empieza el retiro del estadio.
Todavía el ánimo remarcado en todos. Y en los oídos todas las canciones. Y una de ellas la escuché en muchas voces: Besos de ceniza.

Vidas Paralelas

Un honor fue muy merecido cuando se le otorgó hace días en Estados Unidos al ex gobernador de BCS, Guillermo Mercado Romero, el doctorado de Honoris Causa por parte de America International School Of Law de California, Estados Unidos. ¡Enhorabuena amigo, felicidades!. La verdad que es una gran distinción… Y con esto nos despedimos no olviden hagan el bien y sean felices.

¡Comparte!

* * *