Serafín García fue un hombre más que bueno, extraordinario

Báscula

Serafín García fue un hombre más que bueno, extraordinario. Y altruista a más no poder. Junto con su esposa Amadita construyeron una familia ejemplar. Creo, sin equivocarme que muchos le debemos algún favor en determinado momento de nuestra vida a Serafín. En los hermosos tiempos de los ochenta le dio vida a varios negocios. Entre ellos había una excelente carnicería.  Con vasta experiencia en este giro, colocó al negocio en el primer plano. El mismo hacía los cortes. Y le hacía una preparación tan extraordinaria que era un manjar. Al tiempo le agregó carnitas y chicharrones. Y lo reforzó con venta de cerveza. En torno suyo había empleados y amigos, que le acompañaban todos los fines de semana. Era una fiesta estar con él. Entre los colaboradores había uno especial. Era muy bueno para el trabajo. Pero también para comer. Así que llegaba temprano y entre talacha y talacha le entraba a las carnitas y chicharrones. Y empaque y empaque. Serafín lo dejaba hacer. Pero no pasar. Al término de la jornada  lo subía a una gigantesca báscula y lo pesaba. Hacía cuentas. Y le pagaba lo justo. Esto obvio lo hacía en un entorno festivo, coloquial . Algo similar se vive en estos momentos donde miles de Serafines que somos los ciudadanos estamos de acuerdo en un corte de caja de los servidores públicos que se retirarán en los próximos días. Una subida a la báscula no estaría de más. Es tiempo de hacerlo, lo mismo que necesario. Son insultantes las riquezas que emanaron del poder en estos últimos tres años. Mansiones de jeques, acciones en empresas varias,  y múltiples negocios que la voz populi le pone nombres y apellidos a los propietarios. En los bancos los cuchicheos no paran. Día antes de la elección llegó un candidato albiazul y se llevó a su cuenta siete millones de pesos. Y lo mismo pasa con la compra al cash de inmuebles que no tardan en escriturarse de conocerse todos los detalles.

Un par solo de  bocaditos para una sola sentada. Son excesos y razones para confirmar el dicho muy cierto de que el dinero y el amor no se pueden esconder. Y más cuando abundan testigos que no se distinguen por la discreción absoluta. Y esto que se da no es bien visto por el popular que al menos espera que se les suba a la báscula. Y espera con optimismo que después de la Prada no se les salga debiendo.

Primer Nivel 

De acuerdo a la medición nacional que realiza el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en materia de actividad económica, Baja California Sur se encuentra en el primer lugar nacional con el mayor incremento anual, con el 21. 4 por ciento, durante el primer trimestre del año anterior en relación al mismo periodo del año anterior, informó el gobernador Carlos Mendoza Davis.

El mandatario estatal, destacó que, este logro es resultado de la conjunción de esfuerzos bipartitas entre autoridades y sociedad, ya que gracias, dijo, al trabajo que cada uno aporta, es como el estado continúa con paso firme hacia un desarrollo sustentable, buscando siempre mejores condiciones de vida para las y los sudcalifornianos, indicó.

De igual manera, subrayó que el incrementó en relación con los estados que presentan aumento en su actividad económica, es del más del doble por ciento, como San Luis Potosí que creció 8.9 por ciento, Jalisco con 5.5, Hidalgo con 5.1, que son los más cercanos, expresó. Muy bien.

Vidas Paralelas 

La terna más escuchada para dirigir el PAN en BCS es la del viejo y persistente y fiel militante Joel Macías de Lara, Carlos Rochín y Jisela Paes. Había otros aspirantes pero la poca militancia que queda los repudió. Eran Javier Bustos y Herminio Corral. Pronto se sabrá…Castigó ayer a muchos paceños enfermos el negocio Simi. No proporcionó el servicio médico. Ignoro si fue a nivel estatal, pero me consta que en La Paz no se atendió. Extraña porque esta empresa no se distingue por informal. Investigaremos qué pasó…No supe cómo se llamaba. Solo sabía que le decíamos “La piernas de oro” Y que era muy bonita. Un dato adicional. Llegaba al centro de la Toba de la colonia La Laguna.

Y venía por la calle principal derrochando olores. Y moviendo con evidente intención sus caderas.

La piernas de oro era nuestra novia colectiva. Eramos unos veinte chiquillos que compartíamos este estatus.

Por la tarde, los que podíamos, la acompañamos de regreso a su casa.

Ella trabajaba de mesera en el restaurante de Carlitos. Y ahí no podíamos entrar. Era un coto vedado.

El viento se la llevó de nuestro pueblo. Y sus novios nos quedamos añorando su belleza. Y ese beso que nos daba a la Marilyn Monroe. Con la punta del dedo índice en nuestros cachetes… Y con esto nos despedimos no olviden: hagan el bien. Y sean felices.

¡Comparte!

* * *