Atraco

Hay temas que no aceptan las bromas

Hay temas que no aceptan las bromas. Y mucho menos las burletas. O memes u lo que sea que se relacione al escarnio. Uno de ellos es la seguridad. Este es un asunto que lo llevamos clavado en lo  más profundo. Tampoco se vale que se politice y se saque carnita a costa de lo que se pierde por la inseguridad. Y también no se vale que se improvise o simule en su combate. Los funcionarios encargados en esto, desde el más modesto agente hasta las más encumbrada autoridad, están siendo vigilados y evaluados por la ciudadanía que emite en automático una evaluación diaria. Con este extenso preámbulo quiero decir qué hay eventos dentro de este remolino de cosas que no digerimos bien. Uno de ellos es el asalto a Prospera es un recurso del orden federal que se entrega en diferentes comunidades. Este evento protagonizado con un asalto a mano armada a patrulleros que transportaban los dineros. Si vemos este caso de manera ligera solo nos quedaría lamentar la golpiza que se les dio a los pobres agentes y el no pago a los beneficiados. Y tan tan. Pero si nos detenemos un poco en la reflexión, diremos qué hay procedimientos para trasladar valores. Hay normas oficiales que debemos de respetar. Un millón de pesos no se traslada nada más porque así. Hay leyes, hay cuidados que se deben de aplicar. Hay responsables en este tema. No es tan sencillo como parece. Por eso esperamos que a este atraco, como en el viejo oeste no se le eche tierra y olvido. Y que siga el otro.

Corazón

De mis primeros libros, fue Cien años de soledad. Después leí casi todo de Giovanni Papini. De él recuerdo la frase “Si un hombre cualquiera, incluso vulgar, supiera narrar su propia vida, escribiría una de las más grandes novelas que jamás se haya escrito”. De este salté a Leopoldo Lugones ! Excelente! Y me estacioné varios años con Walt Whitman. Y de ahí muchísimos más. Pero siempre regreso a Gabriel García Márquez.

Ayer compré otra vez su libro magno. No leer Cien años de soledad es una herejía. Y otra vez me sentí parte de esa obra. Y otra vez recuerdo a mi gente. No tuve abuelo, no lo conocí. Pero abuela sí. Y fue para mí una Aureliana Buendía.

La recuerdo sentada de cuclillas con su pantalón caqui, comiendo un corazón de sandia.

Cargaba su pistola y coleccionaba piedras en forma de corazones. Del pueblo de mi abuela: Santa Bárbara, veo al santón del pueblo cortando la lluvia, con un gigantesco machete. O las procesiones hacia el camposanto a enterrar a un niño. En un burro se amarra una vieja vitrola de la que emanan canciones tristes.

Y qué decir de las bodas donde todo el pueblo come la reliquia, chile rojo, carne de cerdo. Y arroz anaranjado. Grandes peroles, se consumen.

Costumbres como la de ofrecer al extraño que llega un vaso de agua. Y mientras él la bebe hay que permanecer con las manos cruzadas.

Esa es la riqueza de ese libro de Gabriel. En retratar nuestras realidades. Todos hemos tenido a nuestros Macondo. Y a todos nos han llevado a conocer el hielo.

Vidas Paralelas

El Presidente de BCS Coherente en La Paz y Adán Ruffo Velarde recibieron la unión de “Las Tiburonas Coherente”  un grupo de mujeres en El Esterito comprometidas con trasmitir el mensaje de BCS en La Paz. Incluir y respetar la libre expresión de las ideas para impulsar la participación democrática de mujeres, hombres, jóvenes y adultos mayores es un compromiso de Baja California Sur Coherente (BCS Coherente) con los paceños dijo Jorge Fierro presidente del Comité Directivo Municipal en La Paz. Los dirigentes partidistas durante la reunión vecinal recibieron la unión de un importante grupo de mujeres del popular barrio El Esterito,  que se hicieron llamar las “Tiburonas Coherentes ” que se sumaran a las tareas partidistas de afiliación y promoción política de BCS Coherente en la Capital del Estado…Como santocristo dejaron ayer los tobeños a un sujeto que intentó robar un carro de una modesta familia. Los vecinos salieron de casa y en grupo cazaron al malandro a quien despojaron de ropa. Y le tundieron lindo y bonito con un bat. La ira se desató porque en la víspera lo habían detenido en las mismas circunstancias y las autoridades léase Policía Ministerial ni lo detuvo, argumentando que no tenían argumentos para ello. Hoy lo dejan moribundo. Y a lo mejor ya no puede robar más adelante por la golpiza. Pero ya es hora de que este tipo de zafarranchos se detengan. La justicia por propia mano no es el camino. El salvaguardar tiene su costo. Y hay gente que cobra por hacerlo. A trabajar… Y con esto, nos despedimos deseando lo mejor. No olviden: hagan el bien. Y sean felices.


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.