Terrenos en Cabo San Lucas

La cara B / Dulces envenenados

Dulces envenenados

Le decía mi amigo Luis Bulnes hace años a todo aquel que lo quería escuchar, que prefería la presencia dentro de la Asociación de Hoteles a un pequeño hotelero cabeño como lo era Atilio Colli, que a “un cadenero, por muy grande que sea”. Añadía además, “los cadeneros (los Hoteles de Cadena) siempre representan los intereses de personas que no viven aquí, que no les importa lo que le pase al destino a largo plazo. Quieren dinero ahora, y en cuanto el hotel no es rentable, pues dejan de invertir en la plaza y se van a otra. Además, nos envían como representantes dentro de la Asociación a sus empleados, que votan lo que les ordenan desde la Ciudad de México o desde España, sin proponer nada positivo para el destino“. No sé lo que pensará estos días, pero debe ser algo muy parecido. Que las decisiones del futuro turístico de Los Cabos se tomen desde la ciudad de México, o incluso desde el extranjero, no es nada sano para el destino.

Y viene a cuento porque el Municipio, con el fin de contar con un Centro de Convenciones, está aceptando un chocolate envenenado, está donando un terreno a la Federación a cambio de que se construya un Centro de Convenciones. Con este hecho, todas las decisiones respecto a esa infraestructura se tomarán por el Gobierno Federal de turno, que podrá hacer con ello lo que se le venga en gana.

Siento mucho que le hayan doblado el brazo al Tony Agúndez, que ha revocado el acuerdo del ayuntamiento anterior, y que había condicionado la donación a “que se celebrara en Los Cabos la reunión del G-20”, cambiándola a solamente “que se construya un Centro de Convenciones”. Nada de reversión gratuita al Ayuntamiento por cambio de uso del inmueble .

Amigo Agúndez, olvidar la historia te condena a cometer los mismos errores. ¿No has visto lo que le ha pasado a Acapulco?. Le sacaron su Tianguis, y además están convirtiendo su Centro de Convenciones en un “Centro de Coordinación de Seguridad”, entregándolo a la Secretaría de Marina. ¿Quién nos garantiza que, en seis o doce años, al mandatario de turno no se le ocurra montar en ese espacio unas oficinas federales, un cuartel o un CERESO?.

Claro, ya no estará Agúndez de Presidente Municipal, y muchos turisteros estarán en otro destino de moda. Como decía Bulnes, “nos quedaremos los de siempre”.


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.