Ahora que se vienen de nuevo los llamados tiempos electorales

Candidatos de generación espontánea

La Paz, Baja California Sur.- Ahora que se vienen de nuevo los llamados tiempos electorales, empiezan a desfilar una serie de figuras ante nuestros ojos, la mayoría a través de las redes sociales, medio barato para candidatos baratos, los menos en la prensa, y todavía menos en persona. Porque en los medios los candidatos abundan, pero si uno quiere conocer un espécimen de estos en vivo, a todo color, no los encuentra por ningún lado, pareciera que están en vías de extinción.

A veces uno podría pensar que tanto candidato es indicador de que tenemos un chingo de cabrones, y cabronas, para que no se sientan por la equidad, bien preparados/as, conocedores/as de la problemática del municipio/a y del estado; personas/os que por cada problema tienen un puño de alternativas de solución, ya no digamos para el desarrollo del estado, para el ordenamiento de las actividades productivas y  toda una serie de problemas sumamente complejos, no, son personitas que ni siquiera pueden con los baches, vienen con una serie de discursos trasnochados y propuestas vagas que no dicen nada, en lo personal me inclino por no exigirles demasiado, yo votaría por un candidato que me hiciera una propuesta razonada y viable de cómo terminar con los baches, de cómo hacer para que los policías estatales no hagan lo que les da la gana y aceptara que el cobro de la tenencia es un robo en despoblado, es más, que no la quite, nomás con que lo reconozca me doy por bien servido. Ya no queremos que propongan, sino que se ajusten a hacer lo mínimo que la ley ya les confiere como responsabilidad, con eso ganaríamos cantidad.

Antes los candidatos eran alguien, es decir, llegaban a ser candidatos por haber sido algo, por tener alguna trayectoria, hoy no, son candidatos nomás porque sí. Candidatos con pies de barro que no tienen detrás un sector social que avale su capacidad y sus aspiraciones, pocos pueden jactarse de tener el respaldo de una base trabajadora que apoye su pretensión, pocos provienen de sectores productivos, colegios o gremios que puedan dar fe de su desempeño y capacidad, vaya, aunque sea que tuvieran en su haber un campeonato de goleo de alguna liga llanera, ¡algo para ponerle al tríptico!

Al parecer el único requisito para querer ser candidato es el amor propio, si usted, apreciable lector, tiene un poco de autoestima puede ser candidato, anímese, no se sienta poca cosa, verá que toda la pléyade de aspirantes están igual o peor que usted, como estará de devaluado el voto de los sudcalifornianos que hasta nuestro flamante secretario de finanzas a sopesado la posibilidad de ser candidato. No se requiere ninguna cualidad especial, ni tener noción de nada en especial, las puras ganas basta para conquistar el mexican dream. Ahora que ya no es garantía ser profe o trabajar en la comisión para tener una estabilidad laboral, ahora que el desmantelamiento de la seguridad social es una realidad, atrévase, repítase una y otra vez: yo también puedo ser candidato, yo también puedo ser candidato. Lleve una despensa miserable y tómese la foto, súbala al face, verá como faltan despistados que lo apoyen y que detrás de ese gesto desinteresado suyo no adivinarán su interés mezquino y oscuro y en menos de lo que actualiza la página ya tendrá cientos de likes, con esos likes vaya a cualquier partido y reclame su candidatura.

Señor, señora, señorita, joven, el estado requiere de candidatos, hágalo por su familia, olvídese de sus ataduras éticas y de esas ideas tercermundistas de ganarse el sustento  honradamente, exija su candidatura, defiéndala como gato boca arriba, verá que no se arrepentirá.

¡Comparte!

* * *