Campo algodonero, muestra de la hipocresía y doble discurso de Calderón

Héctor Miranda