Blanco y Negro

Raúl Zavala

Tanto lío porque Enrique Peña Nieto no supo decir sus autores predilectos.

Cuando me pregunten a mi, diré sin vacilar, que los míos son Condorito, Hermelinda Linda y Memín Pinguín.

¿Las auditorías a Rosa Delia quedarán como la pista de hielo, congeladas?

Magnífico que el gobierno estatal apoye los ayuntamientos para cubrir aguinaldos.

Sigue el vaivén en la Universidad. Ahora le toca a Carlos Garayzar. La pregunta es: ¿cuánto tiempo?

Hasta que hubo dirigente burócratas dignos en Comondú. Renunciaron los electos.

El que no piensa renunciar es Maximínimo Iglesias Caro que se pasea muy orondo con la mutualidad de los jubilados.

En Mulegé ya nomás les faltan dos reyes magos. El negrito ya lo tienen con Eric Cisneros.

Pues ahora resulta que Santos Rivas resultó un verdadero demonio para los loretanos.

¡Comparte!

* * *