Blanco y Negro

Raúl Zavala

 Dicen los pesimistas que el programa “Cero corrupción” de Esthelita Ponce será, en realidad, “Cero corrección”.

Voy a promover que al diputado Omar se le nulifique el apellido Zavala. Es mucha quemazón. Que nada más le quede Agúndez, que le va bien.

Me aclaró Alfredo González que los puñales de San Bartolo son puntiagudos, pero sin filo.

Por sus constantes pleitos, en el Congreso se creó la comisión permanente de box y lucha. La presiden Luis Martín Pérez Murrieta y Juan Domingo Carballo. Se dan unos agarrones…

Una señora le pidió a Leonel Cota que abandonara el Crea porque un aviso decía: No bicicletas, no patines y no mascotas. Ella creyó que decía: No más Cotas.

Quién lo iba a decir, que Ciudad Juárez al contrario de apotegma de don Benito, el respeto al derecho ajeno es la paz, se convertiría en: la paz es el derecho de no respetar lo ajeno. Incluyendo la vida.

Yo recuerdo cuando era niño (¡uuuh!) que México era el cuerno de la abundancia. Ahora lo que abunda es el cuerno de chivo.

“Gracias” al narco, Cuernavaca dejó de ser, como ya dijimos, la ciudad de la eterna primavera y se convirtió en la ciudad de la eterna balacera.

Desde que se supo de las narco-fosas, a los habitantes de Tamaulipas ya no les dicen tamaulipecos, sino mataulipecos.

¡Comparte!

* * *