Los suscriptores de televisión por vía satelital vimos aparecer un nuevo canal.

Televisión rusa en casa

Hace poco tiempo y sin anuncio previo, los suscriptores de televisión por vía satelital vimos aparecer un nuevo canal: RT noticias, que los asiduos a este tipo de programas comenzamos a ver con interés, pero más cuando nos dimos cuenta de que en sus contenidos había cierta proclividad a ponderar y exaltar a regímenes autocráticos como Cuba, Venezuela, Corea del Norte y otros más.

Interesados en indagar el origen y los propósitos de este canal (Russia Today, de ahí sus iniciales), fuimos directamente a su página en la Internet, y en la sección de “Quiénes somos”, expresa francamente:

 “El canal de noticias RT en español comenzó a emitir desde Rusia durante 24 horas al día y 7 días a la semana en diciembre de 2009, convirtiéndose a partir de ese momento en el primer canal de televisión ruso en idioma castellano con señal de alcance mundial. A lo largo de estos años, la cadena ha sido calificada [¿por quién?] como una de las principales fuentes de información alternativas en Occidente, dado que a menudo cubre temas ignorados por los medios de comunicación de masas del ‘mainstream’ [medios principales].

“Desde sus estudios en Moscú y gracias a la colaboración de sus corresponsales en Madrid, Buenos Aires, Caracas, La Habana, México, Washington y Miami, el equipo de RT le acerca las noticias más destacadas del ámbito político, económico y social, contando siempre con la opinión de los mejores [¿?] expertos y analistas políticos.”

“La audiencia de RT en español aumenta rápidamente, estando disponible su señal abierta en este momento para millones de televidentes en países de Europa, Norteamérica y Latinoamérica. En octubre de 2014, los presidentes de Rusia y Argentina, Vladímir Putin y Cristina Fernández de Kirchner [ahora acusada de corrupción durante su gobierno], respectivamente, dieron luz verde, mediante una teleconferencia, a la emisión de RT en español en la red de tv digital abierta (TDA) argentina, lo cual supuso un hecho histórico en las relaciones de ambos países […]”

El gobierno argentino, actualmente encabezado por Mauricio Macri, cerró el canal en Argentina.

Es notable que la señal también esté en Venezuela mediante suscripción y la TDA.

En Wikipedia puede leerse al respecto la siguiente información, en el capítulo de “Críticas y controversias”:

 “Desde su fundación,el canal se ha visto enfrentado a cuestionamientos por parte de algunos sectores de la política occidental, quienes consideran que se trata de un servicio de información y propaganda al servicio del gobierno ruso, del cual recibe financiamiento, cuya función principal es la de agitar al público antisistema de los diversos países con cobertura para provocar inestabilidad y socavar a las democracias liberales de Occidente […]

“En España, el diario El País acusó a la cadena de tener injerencias en el proceso independentista de Cataluña para debilitar la imagen exterior de la nación española; el periódico madrileño aseguró que se habían publicado 42 noticias sobre el tema «saltándose la legalidad constitucional»; además apuntó a una red de activistas como Julian Assange y Edward Snowden que junto a un sistema de bots se han encargado de magnificar las informaciones sobre la independencia catalana, la cual, según el rotativo, es la misma red que tuvo implicaciones en las victorias de Donald Trump en las elecciones estadounidenses y del Brexit en el referéndum británico de 2016.​ La cadena respondió asegurando que se utilizaron datos descontextualizados y acusando al diario español de tener su propia red de robots digitales […]

“Desde 2014, RT ha sido criticado por su falta de credibilidad por haber censurado la crisis política en Venezuela de 2013 [promovida por la oposición], así como ese medio ha sido a favor del ahora presidente venezolano Nicolás Maduro […]»

“En abril de 2017, el diario mexicano El Financiero alertó sobre el riesgo de la intromisión rusa en las elecciones de 2018 [en México], asegurando que ya se había utilizado ese vehículo de información en Estados Unidos, Cataluña y Holanda […]

“En octubre, a través del mismo diario se llamó a la FEPADE [Fiscalía Especial para Delitos Electorales] a investigar al canal por un supuesto servicio de propaganda, ya que el rotativo acusa a RT de difundir únicamente información negativa sobre el país, y especialmente sobre el gobierno de Enrique Peña Nieto.​ El canal respondió mediante un video publicado en las redes sociales, el cual aseguró que el diario caía en una paranoia ante la actividad de «un canal informativo en castellano con presencia en México»; además se dijo que las informaciones divulgadas sobre el país únicamente se basan en la «realidad», mientras que los datos utilizados son aportados por las propias autoridades mexicanas según estadísticas oficiales.”

En la República Mexicana, RTV difunde a través de Dish (canal 353), izzi (184) y Totalplay (613). Es cierto que transmite documentales que aportan conocimientos útiles, mas también es verdad que sus entrevistas y noticias dejan traslucir claramente la tendencia injerencista y francamente propagandística de sistemas políticos que históricamente han demostrado su ineficacia en otros países, por parte de un gobierno extranjero de muchas maneras políticamente adverso a lo que ha sido hasta ahora nuestra vida democrática, en la formación del criterio de los mexicanos.

Uno de los segmentos de entrevistas se llama “Conversando con Correa”, que está dirigido nada menos que por Rafael Correa, el ex presidente ecuatoriano cuyo gobierno se distinguió, entre otras cosas, por sus prácticas nugatorias de la libertad de prensa en ese país, donde impuso a un sucesor que ahora es su principal persecutor.

Resultaría interesante saber cómo es que el gobierno de nuestro país permitió a ese canal televisivo, desde 2018, operar sin cortapisas en el espacio radioeléctrico de la nación. Que cuente con la venia del nuevo gobierno es explicable.

Es de temerse que pronto RTV tendrá carta blanca para manipular la información, calculada y tendenciosa, a manos libres.

Y así habrá, sin medida ni clemencia, televisión rusa en casa.

¡Comparte!

* * *