“Los de abajo… siempre serán los jodidos”

Aquí estamos (la columna de Leonardo Trejo)

Alguno de sus muchos asesores que tiene le deben decir a Arturo de la Rosa que “ya chole” con llorar por todas las esquinas del palacio municipal, aduciendo que no tiene dinero y que quienes se fueron lo dejaron en quiebra económica. Ya entendimos. Ahora lo que queremos son resultados. Necesitamos ya su Plan de Trabajo, queremos verlo trabajar en la elaboración del Plan de Desarrollo Urbano.

Alguien le debe decir que las campañas ya concluyeron, que los Agúndez ya descansan en su rancho o disfrutan de vacaciones. Que son ellos los que hicieron daño al erario público y que son a ellos a los que debe castigar de comprobarles todas las acusaciones que en sus primeros 18 días de Gobierno ha esparcido, no a los cientos de trabajadores que esta despidiendo sin causa legal justificada.

Despedir 1,500 trabajadores del Ayuntamiento fue un compromiso que hizo con el Consejo Coordinador de Los Cabos y con el Gobernador Carlos Mendoza Davis, tiene mucha urgencia de cumplirle a sus patrones más ello no es motivo para que lo haga con actitud autoritaria, sin respetar la legislación laboral y ensañándose con los más débiles.

De palacio municipal y de otras oficinas de Gobierno hemos visto salir a gente mayor de edad, a jóvenes profesionistas y gente con capacidad profesional, cuyo único delito instaurado en el Gobierno del Rey Arturo es haber formado parte del anterior gobierno, o lo que es por, haber apoyado a otro candidato que no fuera el azul.

A los verdaderos pillos, los que han sido cómplices de los Agúndez en sus más de 16 años de gobierno perredista, curiosamente hoy son sus grandes aliados. Nombres, claro, con gusto, Ariel Castro acusado por enriquecimiento ilícito y sus transas en el Congreso local; José Alberto Robles con un desaseo en el manejo de los recursos del hábitat en su paso por Desarrollo Social; René Núñez que dejó una herencia de deuda pública de 600 millones de pesos en su paso como alcalde, el síndico más perverso Oswaldo Murillo Martínez; el gran asesor Julio Castro también conocido como el zar de los moches, Jesús Cortez flamante tesorero, Jorge Sánchez en ejecución fiscal, Manuel Olvera en Zofemat, Guillermo Sández Puppo en Desarrollo rural, entre muchos otros.

Julio Castro

Julio Castro

Todos ellos, incluyendo al propio presidente municipal, no aguantan un examen de confianza, mucho menos el bolígrafo, son ellos los verdaderos cómplices de los Agúndez, se hicieron ricos al amparo del poder perredista. Son los nuevos ricos de Los Cabos, al igual que los chicos de Santa Anita.

El que no era taxista, era hijo de taxista, otros vendedores de teléfonos celulares, hoy con dinero y con el poder público se ensañan con los débiles y siguen siendo cómplices del Tony y el Chicho. Como en la novela de Mariano Azuela… “los de abajo… siempre serán los jodidos”.

 


* * *


2 Responses to “Los de abajo… siempre serán los jodidos”

  1. La Revancha 20/10/2015 en 12:51 AM

    Hasta

  2. La Revancha 20/10/2015 en 12:51 AM

    Hasta que leo algo que vale la pena.

Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.