Terrenos en Cabo San Lucas

Balconeando / ¿Cómo se llamó la obra?

A Isidro Ibarra lo señalan de haber conectado una toma clandestina al acueducto “El Mauro”; el titular de SAPA indaga y dice que su actuar merece una sanción drástica, entonces el ex secretario general denuncia haber sido objeto de robo y daños por parte de Héctor García y lo demanda, y ahora este último se dice agraviado y contrademandará. . .

Cual confabulación de novela barata, o bien para un episodio de “Casos de la Vida Real” o “La Rosa de Guadalupe”, se entreteje la escena mediática que no tiene revés ni derecho, y peor aún, ni nombre encontramos para ella.

Y todo comenzó cuando el ex secretario general del XV Ayuntamiento de La Paz, Isidro Ibarra Morales, fue citado por el Organismo Operador Municipal del Sistema de Agua Potable y Saneamiento para que aclarará lo conducente sobre una toma de agua conectada al acueducto “El Mauto”, el cual abastece a la comunidad de San Pedro y que fue mal utilizada por el ex funcionario municipal.

Luego Héctor González García, explicó que efectivamente Isidro Ibarra Morales solicitó la contratación de una toma doméstica de agua potable en el poblado de San Pedro, sin embargo tras una inspección física se detectó que el usuario utilizaba el servicio del vital líquido para uso pecuario y riego de árboles de mango, pagando por ello tan solo una cuota mensual de 105 pesos.

De ahí, y de acuerdo algunos cálculos preliminares, Isidro Ibarra Morales había omitido saldar deliberadamente por la ampliación de la red para conexión del servicio 168 mil 771 pesos, esto más los derechos de conexión por el orden de 154 mil 113 pesos, dando así un total de 331 mil 077 pesos y de los cuales solamente cubrió 2 mil 490 pesos, con los que se ampararon los contratos de agua números 614 y 624 que están a nombre de Nazira López González, consorte del ex secretario general del Ayuntamiento.

En otro capítulo del multicitado gatuperio de poca monta, El titular de SAPA, o séase Héctor García González, dijo que esta acción merecía una sanción drástica, por lo que Isidro Ibarra Morales sería citado para que explicara el porqué de la ordeña del valioso brebaje del acueducto “El Mauto” afectando con ese actuar a cientos de familias que viven en la Subdelegación de San Pedro.

El mismo Héctor García González sostuvo que con buena fe el organismo operador a su cargo le autorizó al ahora ex funcionario municipal un contrato de agua para servicio doméstico pagando por ello un importe de mil 245 pesos, y que al comprobar el uso indebido que se le dio a ese documento el servicio de abasto del líquido fue suspendido.

Luego, y mediante un video que circuló en las redes sociales, Isidro Ibarra Morales sostuvo que ex amigo y ex correligionario, Armando Martínez Vega, desde que promovió su destitución lo ha estado agrediendo tanto a su familia como a él, y que lo ha hecho con uso indebido de sus facultades como alcalde.

En la grabación se le escucha decir que no han presentado ninguna prueba en su contra, y sin embargo ha sido objeto de difamaciones en voz de Héctor García González, por lo que tendrá que probar sus dichos ante las instancias encargadas de impartir justicia.

También asegura en la misma grabación, que tanto el alcalde Armando Martínez Vega como el propio titular de sistema operador de agua potable y alcantarillado simplemente quieren criminalizarlo, pero que no aceptará que lo hagan del mismo modo en contra de su esposa Nazira López González ni con sus hijos, esto con lo de las supuestas tomas clandestinas que dicen operó y que según  Isidro Ibarra Morales “ellos saben que son argumentos falsos”.

Continuó la narrativa y apuntó ya para finalizar con el video, que “nuestra familia va a defender sus plenos derechos Constitucionales. Si dejamos que se violenten será como aceptar que la esperanza esta aniquilada. Que la libertad de expresión llego a si fin. Ni mi familia ni yo queremos vivir con miedo”. Y se acabó la grabación y las huestes de Armando Martínez Vega lo tiraron a León sin hacerle caso.

Pero la cosa dio un giro inesperado cuando a través de un oficio girado por la Procuraduría General de Justicia del Estado al Sistema Operador de Agua Potable y Alcantarillado de La Paz, percibieron que el titular de la empresa paramunicipal, Héctor García González, era investigado bajo la carpeta LPZ/PAT/433/2017 por los delitos de robo y daños en perjuicio de Nazira López González, o sea, la esposa de Isidro Ibarra Morales.

El primer comentario al respecto por parte del director de SAPA fue asegurar que no tiene necesidad de infringir la ley en perjuicio de persona alguna, y que ejercerá su derecho a contrademandar por los daños ocasionados a su moral por las publicaciones de diversas imputaciones que Isidro Ibarra Morales ha emitido a través de los medios de comunicación, pues en la denuncia -explicó Héctor García González- no acusan al organismo operador sino a su persona, refutándolas como falsas y con meros tintes políticos.

Y es que el motivo de la denuncia interpuesta ante la PGJE se debió  porque Isidro Ibarra Morales asegura que Héctor García González decidió llevar una cuadrilla de trabajadores del SAPA hasta su propiedad, y que estos se dedicaron a abrir zanjas por doquier bajo el pretexto de buscar supuestas tomas clandestinas, y en el hecho se adjudicaron palas, azadones, picos y carretillas que estaban dentro del predio.

Así que la trama que va desde conexiones huachicoleras al acueducto “El Mauto” para extraer agua de forma indebida; entre que no te metes con mi cucu ni con mi familia; o con eso de que págame lo que debes, o bien me robaste mis palas, mis picos y mis carretillas por lo que te demando, y yo te contrademando porque afectas mi moralidad, el caso demuestra no tener ni revés ni derecho como se señaló en un inicio. ¿Cómo se llamó la obra? La verdad que no le sé, por ello quien esto escribe mejor seguirá Balconeando. . . 


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.