Balconeando / Ni como ayudarlo

Pero hace dos días atrás le pusieron el cascabel al gato

amvEl presidente municipal de La Paz, Armando Martínez Vega, durante su Primer Informe de Gobierno, presumió haber hecho fuertes inversiones en favor de la corporación policiaca de la capital del estado, destacando una inversión de 12 millones de pesos en capacitación para sus elementos, 5.4 millones en equipo y 4.3 millones en salarios, lo que arrojó un monto aproximado de más 21.7 millones de pesos en lo que va de su gestión.

No obstante los elogios por parte de los presentes y de la propia boca del edil, no cesaron de presumir la intachable e inmaculada administración que dice ejercer, pese a la inoperatividad que presenta la corporación en algunos sectores donde ni patrullas hay y otros más, donde ni tan siquiera rondines se hacen.

Para ejemplificar lo anterior, uno de los casos que tantas veces ha sido denunciado en el Ayuntamiento de La Paz es el caso del Pedregal de Cortés, una colonia sin ley, donde  los malandros hacen lo que quieren, donde los elementos uniformados municipales no entran ni por error, y donde muchos saben quiénes son los roban, golpean y venden sustancias prohibidas por la Ley sin que nadie los atrape.

Pese a la falta de atención en este y en otros casos, el alcalde Armando Martínez sin reparo alguno ha dicho además que se mejoró la vigilancia en las colonias; así de cínico y miope es el edil paceño.

Descaradamente también expresó a pesar de que había sentenciado que en su informe no habría mentiras, que al inicio de su gestión solo estaban operando doce patrullas, pero que de inmediato tomó acciones correctivas cual “Supermán Choyero” e invirtió 1.2 millones de pesos en el mantenimiento y la recuperación de nueve unidades y algunas comandancias ubicadas en colonias populares, que hoy por ejemplo, la del Pedregal del Cortés sirve para lo mismo, o sea, para nada.

El mitómano alcalde  Martínez Vega asentó con todo el garbo y salero que le caracteriza cuando tocó el tema de los homicidios en La Paz, donde solo en este año 2016 se han registrado poco más de 120 crímenes de alto impacto en la capital del estado, que se unía totalmente al programa “Vivir en Paz” con el objetivo principal de abatir los hechos delictivos que han generado una gran inestabilidad entre la sociedad local, es decir, se declaró abiertamente incompetente ante los hechos de sangre que sobrepasaron su capacidad. Ni más ni menos, eso fue lo que quiso decir.

Textualmente, el ex dirigente estatal perredista y ahora disque panista connotado, dio a conocer: “Reconozco que los delitos de alto impacto y patrimoniales nos agreden y nos vulneran, y ante este problema complejo asumimos desde el ámbito municipal la responsabilidad que nos corresponde en ese sentido, por ello hemos complementado acciones concretas y claras atendiendo el llamado para conjuntar esfuerzos mediante la conformación del Mando Mixto Policial”. O sea, que requiere del trabajo de otras instancias policiacas para atender lo que se ha dejado de hacer en el municipio que mal gobierna. ¿Qué tal?

Además con total descaro –como es su costumbre- apuntó dentro de lo que fue su Primer Informe de Gobierno, que con el afán de buscar alternativas, o por lo menos intentar hacer algo al respecto, el “Puerto de Ilusión” se hizo una restructuración pasando de cinco a tres sectores policiales, reflejando así una reducción en la comisión de hechos de delincuencia común gracias a una excelente presencia policial, pero aumentando por desgracia los delitos de alto impacto, lo cual reitera otra vez su incompetencia ante los hechos que siguen vulnerando a los paceños.

Cínicamente, –como es su costumbre- advirtió Armando Martínez frente a quienes asistieron a su faraónico evento que los hechos violentos van a seguir, y lo peor de todo es que ocurren cuando a los sicarios se les pega la gana, pues tienen a su favor el factor  sorpresa y saben perfectamente que tienen en donde quieren a las autoridades: O sea, contra la pared.

Luego de ello vino la retórica barata y trillada con que se acostumbra manejar Armando Martínez cuando está acorralado, diciendo que con una atención integral se trabajará por La Paz que queremos, por una ciudad tranquila, por una ciudad segura.

Pero hace dos días atrás le pusieron el cascabel al gato a sus discursos, pues acatando las disposiciones del Sistema Nacional de Seguridad Pública y de la Coordinación del Mando Mixto Policial, setenta elementos uniformados y cinco comandantes de la Dirección de Policía Preventiva y Seguridad Pública Municipal de La Paz, fueron separados abruptamente de sus cargos por no haber acreditado el “examen de control de confianza”, por lo que a partir de ya inicia una limpia total en cuerpo policiaco municipal.

Ante este caso, y desmintiendo a Armando Martínez Vega en el sentido de que todo está bajo control, el cese de los agentes policiacos y de los comandantes en cuestión se debió efectivamente, en razón de no haber aprobado el examen de control de confianza, mismo que es un requisito esencial establecido por el Sistema Nacional de Seguridad Pública para profesionalizar a las policías de los estados y los municipios. Entonces uno se pregunta: ¿No que todo estaba bien en la policía de La Paz?

En cuanto al asunto del Subdirector Operativo, Álvaro Gerardo Cabanillas, se explicó que se desempeñaba simplemente como encargado de la Dirección General de Tránsito, Policía Preventiva y Seguridad Pública Municipal, y que también dejó este cargo junto con los setenta uniformados reprobados, pero aun y con esto el alcalde Armando Martínez Vega quiso minimizar el cese fulminante antes comentando, justificando que “era un enroque normal” y que no sabía qué iba a suceder en este caso, pero sí repitió una y otra vez que Gerardo Cabanillas no renunció, porque sencillamente no era el titular. Pero lo que si olvidó decir el mitómano alcalde fue que Álvaro Gerardo Cabanillas es su pariente; su sobrino para ser exactos.

Por eso  ni cómo ayudar al embustero alcalde que sirve simplemente de figura decorativa en el Ayuntamiento de La Paz, pues parece que sufre el síndrome de “La Chimoltrufia”, ya que como dice una cosa, dice la otra.

¿Habrá quien corrija el torcido enfoque que sostiene Armando Martínez Vega para conducirse ante la sociedad? No lo sé, mientras tanto quien esto escribe mejor seguirá Balconeando. . .


* * *

2 Responses to Balconeando / Ni como ayudarlo

  1. El Chule 18/12/2016 en 12:01 AM

    Tan mentiroso es, de que su sobrino el desertor del ejercito mexicano Alvaro Gerardo Cabanilla, tampoco paso la el examen de control de confianza, ni el nacional, ni el local tan siquiera lo hizo.

  2. Manlio Fabio 23/12/2016 en 6:25 PM

    Figura decorativa?
    No mames. Ponle otro epíteto pero no decorativo. Ni como cardones o choya sirve el guey

Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.