Balconeando / Megaminería tóxica

La práctica de la megaminería es tóxica a cielo abierto trae nefastas consecuencias ambientales y sociales

mineriaEl megaproyecto minero para la extracción de oro a cielo abierto en la Sierra de la Laguna ha sido motivo de un gran descontento social desde hace algunos años.

El proyecto ya fue presentado a las autoridades en tres ocasiones desde el año de 2010, esto durante el sexenio de Felipe Calderón, bajo los nombres de Paredones Amarillos y Mina Concordia, por la minera trasnacional canadiense Vista Gold, cuyas peticiones fueron denegadas por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales ante la fuerte movilización de la sociedad civil sudcaliforniana.

Tiempo después la empresa Desarrollos Zapal, filial del Grupo Invecture =que en algún momento compró acciones de la Vista Gold Corporation= presentó en octubre de 2013 nuevamente el proyecto bajo el nombre de Los Cardones, cuya Manifestación de Impacto Ambiental fue aprobada por la Semarnat a pesar de que parte del área que sería explotada se encuentra en un Área Natural Protegida, decretada como reserva de la biósfera en 1994 por Carlos Salinas de Gortari, y misma que forma parte de La Red Mundial de Reservas de la Biósfera, y Áreas Protegidas por la Organización de las Naciones Unidas.

Aunque se le impusieron algunas condicionantes como tener un plan de manejo de residuos mineros, y obtener los permisos conducentes de la Comisión Nacional del Agua y la Comisión Nacional de Áreas Protegidas, de acuerdo con Exequiel Ezcurra, ex presidente del Instituto Nacional de Ecología y quien realizó un análisis del MIA aprobado, el documento, además de ser similar al presentado a la Semarnat en ocasiones anteriores, contiene fallas, por lo que se sigue cuestionado que dicha dependencia lo aprobara.

Ahora bien, de acuerdo con Juan Ángel Trasviña, presidente de Medio Ambiente y Sociedad y vocero del Frente Ciudadano por la Defensa del Agua y la Vida =agrupación que congrega a más de 35 organizaciones de la sociedad civil surcaliforniana, que luchan contra la megaminería tóxica entre otras causas ambientalistas y sociales= el proyecto Los Cardones contaminará el medio ambiente, envenenando la región, principalmente la zona de recarga hídrica natural de la Sierra de la Laguna, poniendo en riesgo la salud de los habitantes de las comunidades cercanas, además de afectar la flora y fauna del área.

El descontento de gran parte de la sociedad de Baja California Sur es tan grande, que hasta incluso se dio una manifestación en contra el megaproyecto minero Los Cardones con una caravana de más de 120 vehículos que hicieron una parada en la calle Licenciado Primo Verdad, frente a las instalaciones de Tv Azteca, bloquearon la calle con los vehículos. ¿Se acuerdan de eso?

En ese lugar gritaron consignas en contra del megaproyecto minero Los Cardones y en contra la compañía minera Vista Gold Corporation, empresa que en primera instancia ha manejado el proyecto aurífero en la Sierra de la Laguna.

También los inconformes quemaron dos piñatas que aludían a Juan José Guerra Abud, titular entonces de la Semarnat por haber dado el visto bueno a la MIA, y otra más con el rostro del empresario Ricardo Salinas Pliego.

Posteriormente los manifestantes continuaron su camino hasta la plaza del malecón costero, y en ese lugar se realizaron diversos eventos culturales y se informó a la sociedad paceña de los riesgos que conlleva la minería de este tipo, además de sumar firmas para detener el proyecto.

La práctica de la megaminería es tóxica a cielo abierto trae nefastas consecuencias ambientales y sociales están ampliamente documentadas, sólo por mencionar un ejemplo está el caso de Minera Real de Ángeles, propiedad de grupo Frisco del magnate Carlos Slim, empresa ubicada en el municipio de Noria de los Ángeles, en Zacatecas, donde por más de dos décadas explotó plata a tajo abierto y donde ahora sólo queda un enorme cráter en cuyas inmediaciones se han perdido por contaminación de residuos tóxicos más de 900 hectáreas de cultivo, y cuya afectación a la población aún no se determina.

Minería o megaminería es en realidad el discurso de progreso y beneficio social con el que se acompaña cada nuevo proyecto minero, pero no es tal como ha quedado evidenciado en lugares de larga tradición minera como Zacatecas y Guanajuato, donde tras siglos de explotación minera las condiciones sociales de sus ciudades y diversas poblaciones no son un ejemplo de desarrollo y bienestar, como reseña Valadez Rodríguez sobre lo lapidariamente dicho por Eduardo Galeano en su célebre libro “Las venas abiertas de América”.

Ambos entidades languidecen rodeadas de esqueletos de los campamentos de la prosperidad minera, esperemos que la ciudad de La Paz no nos recuerde en un futuro los casos de Guanajuato o Zacatecas, y esperemos también que los activistas defensores de la tierra, integrantes de la sociedad civil hoy agrupados en organizaciones no gubernamentales, colectivos y otros grupos como el Frente Ciudadano en Defensa del Agua y la Vida, quienes son continuadores de aquella lucha contra la minería iniciada por rebeldes indígenas caxcanes y chichimecas tengan más éxito en su gesta y logren detener el megaproyecto minero Los Cardones como hasta ahora.

Será solo la sociedad civil organizada la que pueda hacer un contrapeso a las corporaciones mineras depredadoras y al gobierno que es, en última instancia, el que antepone intereses económicos y políticos antes que el bienestar de la sociedad y la preservación del medio ambiente.

En opinión de Juan Ángel Trasviña, la lucha contra el megaproyecto minero Los Cardones, y en general contra la minería en Baja California Sur, será larga y deberá diversificarse en sus acciones, ya que las corporaciones mineras cuentan con el apoyo del gobierno federal, aunque se señala hasta este momento a la ex presidenta municipal de La Paz, Esthela Ponce Beltrán y al entonces gobernador de Baja California Sur, Marcos Alberto Covarrubias, quienes mostraron =aunque tibiamente= estar en contra del megaproyecto minero, cuando en realidad debieron endurecer su postura y caminar al lado de la sociedad civil sudcaliforniana en la defensa de su tierra.

Ahora, el edil paceño Armando Martínez Vega y el gobernador Carlos Mendoza Davis, juran y perjuran que están en contra de la megaminería tóxica. ¿Será verdad o serán los intereses económicos los que harán que cambien de postura? No lo sé, mientras vemos que sucede mejor quien esto escribe seguirá Balconeando. . .


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.