Balconeando / “Mega gasolinazo”

Y es que no sólo las clases media y alta saldrán perjudicadas

El “mega gasolinazo” anunciado y aplicado al arranque de este 2017 es un factor negativo que se sumará a la ya deteriorada imagen presidencial, y que será además aprovechado por aquellos que acompañaron al Partido Revolucionario Institucional en el “Pacto por México” para deslindarse y “echarle la culpa al Gobierno” del golpe a la economía de los mexicanos que esta alza traerá.

El aumento de 20 por ciento –más de dos pesos por litro- a las gasolinas y el diésel, anunciado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y que ya entró en vigor, impactará sin duda en la inflación, a los productores y a toda la cadena de valor que se mueve a través del transporte carretero y al consumidor final.

Las empresas que hacen uso del transporte no tendrán gran margen de utilidad para absorber ese 20 por ciento, sino que acabarán por pasarlo a otros sectores de la economía.

Y es que no sólo las clases media y alta saldrán perjudicadas debido a que el Gobierno Federal eliminará el subsidio a las gasolinas, sino también las clases bajas que consumen todo tipo de productos.

La SHCP encareció los combustibles con el elevado impuesto del IEPS que, sumado a otros impuestos, da un total de 6 pesos por cada litro de gasolina que van para recaudación fiscal.

Sin embargo, el Gobierno, no está en posibilidades de revertir ese impuesto debido a la destrucción de las finanzas públicas y la necesidad de flujo para empezar el año que viene con los enormes gastos que tiene.

Los empresarios han recibido con inquietud esta noticia, pues se concluyó un año 2016 con un nulo crecimiento en el conjunto de la industria, y se prevé un panorama complicado para 2017, y esto viene a reafirmar que será un año difícil para todos en general.

Ahora habría que pedirle al Gobierno que se cumpla una de las promesas de la Reforma Energética: Incentivar el fortalecimiento de las empresas, la generación de empleos y el dinamismo de las compañías.

Pero para muchos de nosotros una de las promesas de la Reforma Energética fue disminuir el precio de las gasolinas y terminó por ser una “mentira podrida”, pues tal parece que fue una fantasía el decir que los precios de las gasolinas se iban a bajar.

El incremento en el precio de las gasolinas es para la población en general una verdadera cachetada y una ofensa a la inteligencia, porque la llamada promesa energética resultó ser una mera tontería de corto plazo y largo plazo fue un engaño total.

Los partidos de oposición que formaron parte del “Pacto por México”, instrumento que materializó las reformas estructurales del denostado Presidente Enrique Peña Nieto, deberían de asumir su responsabilidad en las decisiones que se tomaron en torno a la Reforma Energética, sin embargo no lo harán y culparán al PRI del tremendo impacto por el “mega gasolinazo”.

Pero hagamos memoria un momento, pues el “Pacto por México” fue firmado el 2 de diciembre de 2012 en el Castillo de Chapultepec por el Presidente Enrique Peña Nieto; Gustavo Madero Muñoz, entonces presidente del Partido Acción Nacional; Jesús Zambrano Grijalva, quien era dirigente nacional del Partido de la Revolución Democrática, y Cristina Díaz Salazar, entonces presidenta interina del PRI.

El PRD y el PAN apoyaron al PRI en todo para votar las reformas Educativa, la Financiera y la de Telecomunicaciones. El diálogo se rompió cuando los perredistas no apoyaron la Reforma Energética en los términos que planteó el mismo titular del Ejecutivo Federal.

El partido del Sol Azteca abandonó el “Pacto por México” tras oponerse a la propuesta de Reforma Energética del Presidente; si, así fue, pero lo hizo cuando el resto de las reformas planteadas en el acuerdo habían sido aprobadas, por lo que ahora no deben de vestirse de hermanas de la caridad ni de damas de la vela perpetua las diversas tribus perredistas.

Sin embargo, la Reforma Energética no requirió del voto perredista en el Congreso de la Unión, pues fue avalada por una avasalladora mayoría del PAN y del PRI, y otros partidos como el Verde Ecologista de México.

Sin embargo el PRD había perdido mucha fuerza, y en su momento el “Pacto por México” le dio oxígeno, principalmente a ‘Los Chuchos’ –corriente interna del sol azteca- en los primeros años de las reformas estructurales, pero en este momento tal parece que están más preocupados por frenar el avance del Movimiento Regeneración Nacional -MORENA- que por oponerse a las medidas del Gobierno que laceran al apabullado pueblo.

En el caso del PAN,  está más atolondrado por la elección de 2018 y la definición de las próximas candidaturas, que por presionar al Gobierno de Peña Nieto para cambiar sobre todo sus políticas públicas en materia energética.

La llamada oposición debería ser responsable y expresar públicamente su postura sobre el asunto. El PAN debería de dar las razones por las que apoyó esta medida, porque cuando votaron la Reforma Energética ya venía esta medida, no es una novedad, o sea que no es una arbitrariedad del Gobierno de Peña Nieto como ahora buscan hacerla pasar. Pero el PAN no lo hará y buscará echarle todo el costo político al PRI.

El PRD por su parte tendría que explicar por qué apoyó el “Pacto por México”, y lo que podría hacer mejor, igual que cualquier otro partido de oposición, es poner el dedo en el asunto de que no necesitamos consumir más gasolina importada en el país, y que ese subsidio que se ahorrarán vaya al gasto social, pero aplicado sin corrupción.

El arranque del 2017 nos preocupa a todos, pues no tenemos certidumbre de lo que pueda suceder en los próximos doce meses, pero que hay que entrarle hay que entrarle y sin miedo, hagámoslo por las próximas generaciones, que bien vale la pena. Mientras tanto quien esto escribe seguirá Balconeando. . .


* * *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.