Terrenos en Cabo San Lucas

Balconeando / Dinastías familiares. . .

Las dinastías familiares de una u otra manera siempre han estado presentes en el poder político

Las dinastías familiares de una u otra manera siempre han estado presentes en el poder político, hoy en día donde mejor se puede ejemplificar son las que se han dado en el Poder Legislativo local.

Y esto lo decimos porque en ocho de los 21 diputados que conforman el Congreso de Baja California Sur ocupan cargos de “asesores”, y uno que otro hasta funge como chofer, secretaria o maneja una “modesta” jefatura de departamento.

Lo anterior se dio a conocer ampliamente en una investigación que realizó el semanario  ZETA y que  se inició desde diciembre del año 2015, esto tras obtener la nómina del Departamento de Recursos Humanos del Congreso del Estado, arrojando que Luis Gabriel Cota Montaño se ocupaba en el cargo de asesor de su madre, la diputada perredista Rosa Delia Cota Montaño, integrante de las Comisiones de Ecología, Enlace Legislativo, Agua y Cultura y Arte.

Mayra Aracely Chavira Niño resultó ser consejera de su madre, la diputada panista Aracely Niño López, misma que es miembro de las Comisiones de Derechos Humanos y de Asuntos de Indígenas; Salud, Familia y Asistencia Pública; Seguridad Pública y Atención a Grupos Vulnerables.

Rogelio Davis Osuna en la lista de nómina obtenida resultó ser consultor de su hermano, el diputado panista Rodolfo Davis Osuna, quien es integrante de las Comisiones de Asuntos Agropecuarios, Forestales y Mineros; Asuntos Pesqueros; de Comunicaciones y Transportes, además de Ecología.

Héctor Murillo Aguilar, ex director de la Universidad de Tijuana Campus Los Cabos, salió en el listado como asesor de su hermano, el priista Amadeo Murillo Aguilar, diputado miembro de las Comisiones de Comunicaciones y Transporte; Asuntos Laborales y de Previsión Social; Gestoría y Quejas.

Por su parte Elizabeth Obsidiana Quiroz Peña se desempeñaba como consejera de su madre, la panista Norma Alicia Peña Rodríguez, quien es integrante de las Comisiones de Asuntos Políticos; Gestoría y Quejas; Atención a Grupos Vulnerables y Seguimiento a Puntos de Acuerdo.

Juan Carlos Ramírez Saldaña operaba como consultor de su tía, María Guadalupe Saldaña Cisneros, diputada del Partido Acción Nacional y miembro de las Comisiones de Asuntos Políticos; Agua y Vigilancia del Órgano de Fiscalización Superior.

Juan Carlos Vargas Aguiar despachaba como asesor de su hermano, Joel Vargas Aguiar, priista e integrante de las Comisiones de Asuntos Comerciales y Turísticos; Enlace Legislativo; Ciencia y Tecnología; además de ser miembro de la Comisión del Deporte.

Silvia Alejandra Almendáriz Puppo es jefa del Departamento de Apoyo Parlamentario, y hermana del diputado panista Marco Antonio Almendáriz Puppo.

Otros diputados que tienen dinastías familiares dentro del Congreso del Estado, quienes dicho sea de paso causaron alta en la presente Legislatura, son Claudia Ramírez Gutiérrez, asistente y hermana de la diputada  priista Patricia Ramírez Gutiérrez y una lista de cuando menos tres parientes directos del diputado Alfredo Zamora García, de extracción albiazul.

Cabe destacar que cada diputado tiene asignada de manera discrecional la cantidad de 32 mil pesos mensuales para el pago de asistentes, choferes y secretarias, dinero que con lo anterior se ve que está yendo a parar, en buena medida, a manos de sus dinastías familiares.

Ahora bien, con base en el tabulador de sueldos, las dinastías familiares de ocho de los 21 diputados no cobraban cualquier salario, pues sus percepciones económicas eran muy superiores a las de cualquier trabajador del Congreso o asalariado.

De acuerdo con la Comisión de Salarios Mínimos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, el salario mínimo vigente en Baja California Sur es de 80 pesos y 4 centavos diarios, es decir, 2 mil 401 pesos y 20 centavos, salario que perciben los cajeros, cantineros, cocineros, choferes, anaqueleros, peluqueros, pintores, plomeros, tapiceros, veladores y cualquier hijo de vecino que tiene que trabajar arduamente para llevar sustento a su casa.

Pero contradictoriamente, y de acuerdo con el tabulador obtenido a través del Instituto de Transparencia y Acceso a la Información Pública, y emitido por la Dirección de Finanzas del Gobierno del Estado, las dinastías familiares de los diputados locales cobraban un sueldo mensual estimado de 25 mil pesos, distribuidos de la siguiente manera: 5 mil 264 por concepto de sueldo; 17 mil pesos por compensación; mil 336 pesos por despensa y mil 400 pesos por combustible. ¿Qué tal?

Lo anterior es aproximadamente diez veces más del sueldo de cualquier trabajador común y corriente, los cuales laboran rigurosamente ocho horas diarias de lunes a sábado, o sea que cualquier empleado asalariado tendría que laborar alrededor de diez meses para poder ganar lo que un asesor del Congreso obtiene en un mes.

Los jugosos salarios de las dinastías familiares de los ocho  de los 21 diputados representan un gasto de poco más de 200 mil pesos mensuales, y si tomamos en cuenta que la mayoría de estos empezó a laborar a partir del primero de septiembre de 2015, justo cuando sus parientes se convirtieron en diputados, el Congreso del Estado ha gastado un millón 600 mil pesos hasta el momento por concepto de sueldo de las dinastías familiares que fungen como asesores, choferes, secretarias o jefatura de algún “modesto” departamento.

¿Hasta cuándo seguirán mamando de la ubre del erario público estas dinastías familiares que se ostentan en el poder? La verdad, no lo sé, pero mientras algo sucede para corregir tal situación quien esto escribe mejor seguirá Balconeando. . .


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.