Terrenos en Cabo San Lucas

Balconeando / De capa caída

El PRI pretende cantar a todo pulmón que se está modernizando, que gira en favor de los nuevos valores y que supuestamente se está abriendo a la ciudadanía, pero todo eso, es falaz. . .

Ante los magros resultados obtenidos por el Partido Revolucionario Institucional en las elecciones de hace dos años atrás, se está dando en la actualidad rienda suelta a la especulación y el comentario fácil, e incluso han surgido planteamientos simplistas y oportunistas, tan así que se plantea como solución a los graves problemas que tiene el PRI sudcaliforniano la salida de Raúl Antonio Ortega Salgado de la operación en la dirigencia del partido, y las manos fuera de Isaías González Cuevas en sus asuntos internos.

Pero: ¿Bastará con la salida de “El Chorizo” de la dirigencia del partido y de las manos fuera del dirigente nacional de la CROC en los asuntos internos para que el PRI para que se supere la división interna y la crisis actual, y se retome el rumbo del triunfo en las futuras contiendas electorales?

Desde mi modesto punto de vista creo que no basta con ello, pues aunque cierto es que Raúl Antonio Ortega Salgado e Isaías González Cuevas son los responsables de la actual mala conducción del partido, no son los únicos culpables; hay muchos culpables y muchos factores que inciden en estos resultados negativos

Pero a pesar de ello el PRI tiene lo suyo, tiene su capital político, aunque se lo han estado acabando los últimos dirigentes y las camarillas, las familias y los grupúsculos que sólo pelean por sus cotos de poder y el usufructo de los dineros del erario público.

No podemos olvidar que el PRI es la segunda fuerza estatal, pero eso no es suficiente para parar la caída, ya que lo que se requiere es evitar la frivolidad y superficialidad del discurso que utiliza su flamante y flemática dirigente Gabriela Cisneros Ruíz, y en el actuar denostado por el partido ante la sociedad.

Pero: ¿Cuáles son los nuevos parámetros para replantear el trabajo partidista? ¿Qué pueden hacer los priistas para evitar la catástrofe total que se les avecina?

La respuesta no es fácil, y las tareas no son sencillas, pero se podría sugerir algunas líneas de acción que implican sobre todo decisiones inteligentes de sus dirigentes, grupos y militantes del instituto tricolor, ya  que en las elecciones del 2018 se estará jugando su permanencia en la aceptación social de la media península.

Quizá si hubiera verdaderos líderes y no burdos amos feudales se replantearían los objetivos ideológicos del PRI atendiendo a las necesidades e intereses actuales del pueblo sudcaliforniano.

También se podría redefinir su programa una acción que le obligue y permita abanderar las demandas populares más sentidas,  rediseñando y democratizando sus órganos internos y sobre todo, reconociendo y premiando el auténtico trabajo cotidiano de la militancia.

Pero para ello se necesita depurar sus cuadros y porque no, hasta su militancia, pues más valen priistas genuinos y comprometidos que simuladores emboscados que desde el interior que solo dañan la imagen y el trabajo del partido, empezando por quienes tienen secuestrado al Revolucionario Institucional en la actualidad.

Además se debe definir y buscar una dirigencia plural que represente a todos los grupos, y olvidarse de los dirigentes y  supuestos líderes iluminados que se jactan de tener la varita mágica con la que resolverán todos los problemas internos, y que en los momentos cruciales fracasan porque no tienen ningún sustento real, razón por lo cual luego vienen las grandes decepciones.

Aunado a ello deberían fortalecer y ampliar las tareas para fomentar la identificación de la militancia y del ciudadano con un verdadero proyecto ideológico, y un programa de acción acorde a las necesidades de los segmentos mayoritarios de la población.

Como podemos observar, la tarea no es simple, e involucra a la militancia en general, a los diferentes grupos que subsisten en su interior y hasta las decisiones del por demás aborrecido liderazgo que sostienen con yugo Raúl Antonio Ortega Salgado e Isaías González Cuevas.

Así que es muy largo y sinuoso el camino rumbo al 2018 que tiene enfrente el PRI, por lo que mejor quien esto escribe seguirá BALCONEANDO. . .


* * *


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.