Balconeando / Apoyo electorero. . .

Mañana tal vez se pueda saber hasta donde le bajaron los pantalones al presidente municipal de La Paz

Hay más de una voz que asegura que cada vez que hay cambio de autoridades municipales, el gremio del transporte urbano hace una solicitud para incrementar el costo en sus pasajes, y si no se les otorga el aumento que ellos piden, especialmente cuando el edil que fue elegido estuvo apoyado por los permisionarios, caen en el chantaje de querer parar el servicio dejando con ello la sensación que el pago al apoyo electorero tiene que ser con un incremento en las tarifas y perjudicando por ende a la ciudadanía.

Esto no es nuevo, pues así se han conducido ellos por décadas, y tal parece que no hay nadie que les ponga freno.

Pero de todo esto nos llama poderosamente la atención una declaración que hizo el alcalde Armando Martínez Vega, en el sentido de que como autoridad municipal tiene que estar del lado de los ciudadanos, pero también de los transportistas. Y es obvio que tiene que estarlo, pues en la campaña del año 2015 casualmente la mayoría de los llamados peseros o colectivos, llevaban pegada la imagen del hoy edil en la parte de trasera de las unidades. ¿Lo recuerda Usted?

Por eso, los permisionarios fieles a su modo de ser, ahora exigen aumentar la tarifa en detrimento del bolsillo de “Juan Pueblo”, y ya con la solicitud en mano piden de modo desproporcionado que sean 18 pesos los que rijan como tarifa general, y tan está planeado el asunto, que el polémico alcalde buscará quedar como un experto negociador y luego salir ante la opinión pública como un iluminado mesías,  asegurando que evitó la tarifa solicitada de los 18 pesos para dejarla en 12 o 13 pesos.

Pero más allá de la negociación y de la solicitud de los transportistas, esta tiene que ser acompañada de estudios técnicos y socioeconómicos confiables, y sobre todo, no incumplir con la siempre trillada promesa de que se mejorarán las unidades y su servicio. ¿Por qué sabe qué? No lo harán y será otra tomada de pelo a la ciudadanía una vez más.

Por eso es de suma importancia que tanto la solicitud para incrementar el precio en los pasajes,  como los estudios entregados por parte de los permisionarios se socialicen, pues serviría mucho esto para comprender las necesidades de los transportistas por parte de los usuarios.

Es cierto que las condiciones en las que se encuentra la media península a causa del llamado gasolinazo lleva implícito un aumento para absorber el alza en el costo del combustible, pero tampoco se puede perder de vista que se tiene una de las tarifas más altas del país en cuanto al servicio de transporte público se refiere, ya que hace menos de tres años se subió el costo por boleto a 10 pesos, y en otras localidades se recorren distancias mayores a las rutas de nuestra ciudad capital, y se gasta por obviedad una mayor cantidad de combustible, y allá apenas tendrán un aumento similar igualando el costo del pasaje al que hoy en día se tiene en el “Puerto de Ilusión”.

La justificación de años y años por parte de los concesionarios del transporte público es que sus unidades son viejas y obsoletas, y que por eso gastan más combustibles y refacciones, pero parece que no tienen memoria y olvidan que se les ofreció un fideicomiso para que obtuvieran unidades motoras nuevas y en condiciones crediticias muy aceptables, y ellos simplemente no quisieron saber del tema.

Tan está planchado el asunto de las tarifas, que el mismísimo secretario general del Ayuntamiento de La Paz, Isidro Ibarra Morales, salió ayer a defender lo indefendible, y con sus declaraciones en vez de zurcir el tema lo frunció, pues dijo sin el menor recato ni pudor que el gremio de transportistas urbanos realizó un estudio en donde se determinaba un aumento en el precio del boleto de peseros y camiones a 18 pesos, pero que su propuesta real fue de 15 pesos.

Textualmente quien le hace al “Sancho Panza” del alcalde Armando Martínez, declaró en relación a esta solicitud que estaba acompañada de una argumentación en donde los concesionarios decían que sus estudios arrojaban un aumento real de 17 ó de 18 pesos, pero que ellos –los transportistas- estaban planteando una tarifa de 15 pesos y “feriecita”.

Isidro Ibarra Morales comentó también a los medios de comunicación, que se tiene que respetar la solicitud que presentaron los permisionarios; pero también se debe ser responsable si se modifica la tarifa, pues impactará directamente a la sociedad y por eso hay que encontrar un equilibrio y una argumentación sobre el tema. O sea, que muy a su estilo “cantifleo” Isidro Ibarra Morales queriendo decir lo que dijo, pero que al final siempre no dijo lo que quería decir.

El asunto es que lo que plantean en la solicitud de aumento de tarifas, según Isidro Ibarra hay que respetarse, “porque son sus argumentos los que están soportados en el anexo de la solicitud, y que es un esquema que tiene que tener un procedimiento para determinar de manera muy responsable la modificación de la tarifa, porque impactará directamente a la ciudadanía; por supuesto que entendemos que deben existir equilibrios y una argumentación técnica del tema de los costos del transporte colectivo”. ¿Así o más claro quiere Usted el loable razonamiento del “Sancho Panza” municipal?

Lo que se debería hacer realmente es que la dichosa solicitud lleve una serie de procedimientos, tanto legales como administrativos, para que pase por Cabildo y  a la vez a su respectiva Comisión Edilicia para ser revisada minuciosamente, y en seguida de eso se deberían realizar mesas de trabajo y foros con la sociedad para entender lo que se pide, y más aun lo que se otorga. O sea, para que dar tanto brinco si el suelo está muy parejo.

Pero nada de eso pasará, pues hoy en sesión de Cabildo se le dará lectura a la solicitud de los transportistas tal cual la entregaron, y dudo mucho que los factores que se deben de tomar en cuenta antes de aprobar las nuevas tarifas sean importantes para los regidores, porqué sino la suerte de los estudiantes, personas con discapacidad, jóvenes de la tercera edad y todo aquel que tenga que tomar varios colectivos para llegar a su centro de trabajo serán quienes paguen las consecuencias de lo que fue el apoyo electorero de los transportistas urbanos en favor del hoy alcalde, Armando Martínez Vega.

Mañana tal vez se pueda saber hasta donde le bajaron los pantalones al presidente municipal de La Paz los permisionarios del transporte urbano para lograr su objetivo de obtener una tarifa general “más generosa” para ellos. Mientras tanto quien esto escribe mejor seguirá Balconeando. . .


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.