¿Qué tan real es nuestra libertad de opinión?

Héctor Miranda