¿Boicot al Peje en los Cabos?

Ángel Jorge Chávez Rodríguez

Ayer, el candidato de las izquierdas a la presidencia de la República Mexicana, Andrés Manuel López Obrador estuvo en Cabo San Lucas. Por azares del destino estuve en el evento y pude observar algunos detalles curiosos, que podrían darnos una idea de cómo los actores políticos locales están arrojando las materias insustanciales del organismo fuera del receptáculo de tierra mojada y horneada.

El Peje en sí, con un discurso perfecto, claro y bien estructurado, sabe qué decir, cómo decirlo y en qué momento acentuar sus palabras o mensajes, no cabe duda que es un gran orador. El otro Orador, el que es Senador y Ahora va para Diputado, Francisco Javier Obregón Espinoza, creo que necesita juntarse más con el Peje o con Leonel, para aprender a mantener la atención de su audiencia. En fin, pésimo.

Leonel Cota Montaño, inteligentemente, se mantuvo mejor calladito, -No por verse más bonito, claro, mas bien, a lo mejor estaba contento por haber brindado una lección en la mañana a Barroso y al Picore en estos menesteres de la discusión y debate. Pobres, se les olvidó que en esto, el tal Güero de Santiago es como Pez en el Agua, y lo es desde sus inicios años atrás en el Partido Revolucionario de Los Trabajadores (PRT), donde aprendió a discutir. Decía que se mantuvo calladito y no participó como morador, seguro para darle su lugar a Andrés Manuel o tal vez porque Obregón se aventó todo un monólogo adormilador, o quizá, porque llegaron tarde y no quisieron hacer esperar más a la gente, que realmente a quien va a escuchar es al PEJE, ¿o no?.

Tras aplazar el acto como 45 minutos, (me imagino porque había menos gente de la que esperaban, -afortunadamente la palomilla de León Guanajuato les hizo el paro con su Expo zapato, al llenar la mitad de la plaza León Cota Collins con sus carpas), llegó el candidato de las izquierdas acompañado de los candidatos locales a Senadores y Diputados, además de que ya estaban ahí los líderes de los partidos y uno que otro político local.

Calculo yo que habría alrededor de unas 1,500 personas como máximo. Sentadas, había 500 personas, (esa era la cantidad de sillas puestas), los demás parados y todos con sus banderines del PRD, del PT y de Convergencia y algunas pancartas alusivas a Morena y al PEJE.

Uno de los datos curiosos, es que vi tan sólo a uno que otro trabajador del Ayuntamiento PERREDISTA de Los Cabos, cuando normalmente, en este tipo de actos son los primeros en asistir.

Ésto, en el lenguaje político significa que hubo una instrucción precisa para no asistir al evento. No se entendería si se ve desde fuera que al ser una administración emanada del PT-PRD, no se apoye por lo menos dejando libre a su gente a que asista al evento.

El boicot es evidente, sobre todo, cuando el chisme entre los pasillos políticos es que Antonio Agúndez Montaño, está negociando su “salto” de tres vueltas y sin red, a las filas del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Este dato es interesante para quienes quieren medir la calidad de quienes están al mando de nuestro estado y nuestro municipio, todos buscan el beneficio propio y el seguir mamando del pueblo.

Sería un sueño hecho realidad si como dice el PEJE, se acabara con la corrupción y la deshonestidad; se lograra cambiar nuestra cultura del servirnos en vez de servir; Se buscara el real beneficio de los muchos, en vez de agrandar el bolsillo de los pocos; y sobre todo, el contar con políticos honestos, que actúen motivados por el servicio a quienes les pagan, que es el pueblo de México, y no a quienes les otorgan privilegios bajo la mesa y en cuentas en estados unidos millonarias, como acabamos de saber de un funcionario en Chihuahua, prófugo ahora de la justicia y lavador de dinero al por mayor.

Otro dato curioso, es que son tres instituciones políticas las que abanderan a Obrador, y además, está MORENA. Se ve, que los celos políticos; los desprecios; el dejar ser porque “a mí no me incluyen”,  prevalece en los miembros de estas tres instituciones, PRD, PT y Convergencia. La obviedad de la parca convocatoria al evento lo demuestra. ¿Dónde están los perredistas?, ¿dónde está el Grupo Los Cabos?, ¿dónde están los Petistas?,… ¿todos se van al PRI?,  ¿por qué no fueron?. ¿Y los líderes de colonias con sus miles de gentes?, (salvo Democracia en Marcha y los Castrejón, que se salvan).

Triste es ver como todos los ausentes en este acto, al ser de izquierda, privilegian los rencores locales y el interés personal, a demostrar su apoyo por un posible cambio que el líder de las izquierdas propone para el país, ¿o no?. Porque de los panistas y priístas se entiende, pero de los supuestos “izquierdistas”, no.

Bien, pues ahí está el comentario sobre el evento de López Obrador, y esperemos el próximo domingo, con el morbo que nos caracteriza, pero también, con la esperanza de ver un debate de altura, y de propuesta y no el fútbol, como algunos quisieran.

¡Comparte!

* * *