‘Fue un accidente, no hay indicios de causas distintas’ señala la SCT

Dionisio Pérez Jácome, informó que al momento han arribado ya los investigadores de la National Transportation Safety Board, agencia especializada en accidentes aéreos, perteneciente al gobierno de Estados Unidos y que mañana lo harán sus símiles de Francia, y aclaró que en ningún momento se tenía contemplado que esta aeronave fuera utilizada por el presidente Felipe Calderón.

Dionisio Pérez Jácome, informó que al momento han arribado ya los investigadores de la National Transportation Safety Board, agencia especializada en accidentes aéreos, perteneciente al gobierno de Estados Unidos y que mañana lo harán sus símiles de Francia, y aclaró que en ningún momento se tenía contemplado que esta aeronave fuera utilizada por el presidente Felipe Calderón.

El helicóptero Súper Puma donde viajaba José Francisco Blake Mora cambió de ruta intempestivamente, presuntamente en busca de esquivar la poca visibilidad ocasionada por la nubosidad, aunque sin reportar a la torre de control.

Reportaron además que hasta el momento no hay ningún indicio, ni elemento, con la información recabada hasta el momento, que haga suponer que sea una causa diferente a un accidente.

De acuerdo con el segundo reporte del siniestro, presentado por Dionisio Pérez Jácome, secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), ante la poca visión durante el vuelo, el piloto tomó la decisión de cambiar de ruta hacia el suroeste, esquivando su paso por Topilejo, cerca de Tlalpan, en el Distrito Federal, buscando dar la por Chalco, Estado de México, donde finalmente cayó el helicóptero.

“En algún momento del trayecto, como pudimos apreciar, se esperaba que la aeronave girara hacia el sur con destino a Topilejo, digamos, era la ruta esperada, pero como era un vuelo visual, no controlado, los pilotos van determinando el rumbo y pueden tomar decisiones , en este caso, pareciera que lo que sucedió trató de evitar la nubosidad, que como pudimos apreciar en las imágenes satelitales se presentaban, esta ruta alternativa también, debo decir, y el paso palabra a técnicos, pero es una ruta que también se usa de forma alternativa para buscar un  valle, tierras más bajas, que permitan salir de ahí directamente a el destino que era la ciudad de Cuernavaca”, relató.

En conferencia de prensa, Rodolfo Olivares, director de Tránsito Aéreo del Servicio a la Navegación y al Espacio Aéreo (SENEAM), informó que de acuerdo con un reporte climatológico de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), en la zona del impacto pudo haberse encontrado un banco de niebla que obstruyó la visión del piloto, al tratarse este de un vuelo libre y no controlado.

“Las rutas visuales deben seguir puntos de referencia visual, en algún momento siguen ríos, carreteras, veredas, en este caso los vuelos visuales se dan prácticamente con una ruta libre, y en momento dado que encuentra condiciones adversas, puede elegir ir a un lado o a otro, siempre y cuando siga manteniendo los contactos visuales. Esta ruta se utilizó durante algún tiempo hacia Cuernavaca, la de Topilejo, por ser más alta, Tres marías, es la parte más alta del DF, de tal forma que resumimos que esta nave buscó tierras más bajas por el Valle de Cuautla para poder llegar hacia Cuernavaca por mejores
altitudes”, dijo.

Por su parte, Gilberto López Meyer, director general de Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA) se buscará confirmar con testimonios, y otros elementos, la existencia del supuesto banco de niebla, aunque aseguró que hasta que no se tenga un veredicto final de las investigaciones, se siguen contemplando otras teorías como fallas mecánicas, aunque explicó que la aeronave chocó en un vuelo recto y nivelado.

 “Uno de los elementos más importantes de la primeras etapas de trabajo de campo es analizar con mucho cuidado el patrón de dispersión, cómo quedaron en el terreno, 150 a 200 metros, muy uniforme rectangular, anchura de 30 a 40 metros, habla claramente de impacto en condiciones normales de vuelo, lo digo con sus reservas, un vuelo directo, nivelado, a una velocidad relativamente baja, 200 kilómetros, hay que corroborarlo, pero antes de moverse los restos tiene que analizarse ese patrón, esto indica que muy probable el piloto haya penetrado, con la información que se tiene hasta este momento, pudo haber penetrado en condiciones normales de vuelo, el banco de niebla”, explicó.

Por último, Dionisio Pérez Jácome, informó que al momento han arribado ya los investigadores de la National Transportation Safety Board, agencia especializada en accidentes aéreos, perteneciente al gobierno de Estados Unidos y que mañana lo harán sus símiles de Francia, y aclaró que en ningún momento se tenía contemplado que esta aeronave fuera utilizada por el presidente Felipe Calderón.


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.