Y pedalearon en tacones por el malecón

Héctor Miranda