Y los burócratas estatales tuvieron su posada

Héctor Miranda