Y la indignación no llenó el Jardín Velasco

Héctor Miranda