Y el silencio envolvió a Lisset

Héctor Miranda