Y ¿quién cuida a los cuidadores del dorado?.

Héctor Miranda