Vino, vio… y se fue

Héctor Miranda