Utilizan vehículos oficiales en la Ribera para fines políticos

Héctor Miranda