Un verdadero peligro los registros sin tapaderas de Telmex

Héctor Miranda