Un grave riesgo los indigentes en los semáforos

Héctor Miranda