Un callado testimonio de la letal combinación de alcohol y volante

Héctor Miranda