Un atentado a la imagen urbana el Pabellón Cultural

Héctor Miranda