Trabajan investigadores de la UABCS en proyecto de reforestación de bosques de manglar
La estudiante Ilse Reyes Medina desarrolló una estancia de investigación, durante el verano 2011, con la Dra. Raquel Muñiz Salazar de la UABC, como parte de un proyecto en colaboración con el Programa de Investigación en Botánica Marina de la UABCS.
La estudiante Ilse Reyes Medina desarrolló una estancia de investigación, durante el verano 2011, con la Dra. Raquel Muñiz Salazar de la UABC, como parte de un proyecto en colaboración con el Programa de Investigación en Botánica Marina de la UABCS.

“Los manglares constituyen uno de los ecosistemas más productivos a nivel mundial debido a la regeneración de nutrientes, fijación de dióxido de carbono (CO2), hábitat reproductivo, sitio de crianza y alimentación de una gran cantidad de especies marinas y terrestres”, aseguró el Dr. Rafael Riosmena, profesor-investigador del Departamento Académico de Biología Marina de la UABCS y responsable del Programa de Investigación en Botánica Marina. A pesar del sinnúmero de beneficios que brindan a las comunidades aledañas, el hombre también ha sabido aprovechar estos recursos como sitios de pesca o usando la leña producida. Por tal motivo, las actividades antropogénicas resultan una de las principales amenazas para este ecosistema, ya que la presión de uso ha generado la eliminación de extensas regiones.

El Dr. Rafael Riosmena señala que dentro de los programas de conservación, en los cuales la principal actividad es la reforestación de organismos en las zonas afectadas, ya sea por granjas acuicultoras o desarrollos humanos, la mayoría reportan éxito, aunque no hay una metodología documentada para el trasplante, lo que deja muy incierto la efectividad y verificación a largo plazo. El crecimiento de los manglares es muy lento; el monitoreo determinado por la NOM-022 establece un periodo mínimo de 3 años, lo que resulta difícil concluir para algunos proyectos ya que representa una meta a mediano plazo que no siempre es financiable.

Es imprescindible evaluar la diversidad genética de las poblaciones utilizadas para la restauración (reforestación y forestación) antes de empezar a plantar; así podemos determinar el éxito de esa población y/u organismo sin tener que esperar un largo periodo de tiempo. La aplicación genética nos brinda el método de marcadores moleculares que permiten el monitoreo de poblaciones a corto plazo. Para ello, la alumna Ilse Reyes Medina desarrolló una estancia de investigación durante el verano 2011, con la Dra. Raquel Muñiz Salazar de la UABC, como parte de un proyecto en colaboración con el Programa de Investigación en Botánica Marina de la UABCS, para comprender mejor si el éxito de la reforestación puede estar influenciada por el origen de los propágulos o por el ambiente donde éstos se desarrollan. Uno de los objetivos de este trabajo es generar una metodología de forestación clara y completa con todos los factores necesarios.

Como primeros pasos, manifestó el Dr. Rafael Riosmena, se está evaluando el éxito que presenta integrar organismos de diversas poblaciones en la reforestación de puerto San Carlos, BCS, a partir de la extracción de ADN de Rhizophora mangle, amplificando seis microsatélites mediante la reacción en cadena de polimerasa (PCR). Los productos serán secuenciados y, finalmente, se medirá la heterocigocidad de los organismos con las poblaciones aledañas muestreadas, esperando que al integrar organismos de diferentes poblaciones aumente la diversidad genética en el ecosistema, para que el éxito de la reforestación sea a corto plazo y duradero. Estos datos se compararán con el éxito en el desarrollo de propágulos tomados de las mismas poblaciones para ser desarrollados en invernaderos y luego ser trasplantados en el medio. Se espera tener información valiosa para que en México exista una política sobre trasplantes de manglar que considere a las variantes genéticas y cómo se desarrollan en su ambiente.

¡Comparte!

* * *