Tolerancia, respeto y lamentos, los ingredientes de la marcha zombi

Héctor Miranda