Teme la ciudadanía a los policías, por prepotentes

Héctor Miranda