Son los oasis paisajes culturales: Micheline Cariño

Manejo de un turismo sustentable

“Los Oasis son paisajes culturales, pues pese a su belleza aparentemente natural el ranchero sudcaliforniano mantiene los sistemas de riego y evitan la entrada de especies invasoras y fomenta el crecimiento de ciertas comunidades vegetales que permiten eficientar la captación de recursos hídricos en estos microclimas.
“Los Oasis son paisajes culturales, pues pese a su belleza aparentemente natural el ranchero sudcaliforniano mantiene los sistemas de riego y evitan la entrada de especies invasoras y fomenta el crecimiento de ciertas comunidades vegetales que permiten eficientar la captación de recursos hídricos en estos microclimas.

Organizar a las comunidades y haciéndolas concientes del valor cultural y natural que poseen es una estupenda política de desarrollo social que, en un marco de sustentabilidad puede establecer un precedente que establezca el valor de los oasis sudcalifornianos opinó la académica especialista en Historia Ambiental Martha Micheline Cariño Olvera.

En estos sitios se encuentra el patrimonio cultural de nuestro estado en los que el INAH será partícipe de la integración de los proyectos que diseña actualmente el Gobierno del Estado quien calificó como un procedimiento adecuado estas políticas de desarrollo ambiental que promueve actualmente.

La profesora investigadora de la Universidad Autónoma de Baja California se ha dedicado 10 años al estudio de los oasis sudcalifornianos y a la proyección de los primeros intentos de modelos de desarrollo comunitario sustentable para estar regiones.

Fundadora de la RIDSOS (Red Interdisciplinaria para Desarrollo Sustentable de los Oasis Sudcalifornianos), un  grupo de investigadores tanto americanos como europeos que analiza los puntos de contacto tanto medioambientales como culturales y sociales en los que convergen zonas semidesérticas como los oasis sudcalifornianos ve con muy buenos ojos que los gobiernos tomen en modelos de desarrollo que contemplen la conservación de los recursos  naturales de forma integrada con la participación de las formas de hacer las cosas por quienes los habitan.

 “Los Oasis son paisajes culturales”  explicó, pues pese a su belleza aparentemente natural el ranchero sudcaliforniano mantiene los sistemas de riego y evitan la entrada de especies invasoras y fomenta el crecimiento de ciertas comunidades vegetales que permiten eficientar la captación de recursos hídricos en estos microclimas.

“Llevar el turismo a los oasis no es mala idea siempre y cuando sea bien manejado y siempre y cuando el turista que visite este lugar sea uno que busque  apreciar una revaloración de la  cultura” por lo que la implementación del turismo cultural no fue visto como una mala idea por la especialista.

Sin embargo Cariño Olvera explicó que ésta no es la única alternativa de desarrollo para baluartes de la sudcaliforneidad. “Para hacer atractivo al turismo estos sitios primero tiene que haber un rescate de ellos, pues el éxito de la redinamización y recuperación de los oasis dependerá de una diversificación de actividades a rescatar en los oasis” por ello es necesario primero acciones de rescate de la agricultura y vinicultura tradicionales así como los aspectos coquinarios como lo son los procedimientos locales para la elaboración de alimentos y bebidas y desde luego de objetos artesanales, las cuales representarían el principal atractivo para un turismo sustentable.

Por último la investigadora hizo un llamado a los sudcalifornianos a revalorar su patrimonio cultural: “es muy importante que quienes revaloremos estos sitios seamos los propios habitantes de un estado que posee una forma de ser y una cultura única en el mundo; para que ya no sea necesaria una denominación artificial de ‘pueblos mágicos’ a lugares que ya son mágicos en primer lugar” finalizó.

¡Comparte!

* * *