Sirve almacén abandonado como nido de vándalos

Héctor Miranda