Sigue latente el riesgo de la infuenza, pero pocos quieren vacunarse

Héctor Miranda