Se salvaron de la lluvia los carros alegóricos del carnaval

Llantas de bicicleta, discos compactos obsoletos, alambres de gallinero, botellas de plástico, cajas de leche, entre otros objetos que parecieran no tener utilidad o de plano pudieran ser llamados “basura” son empleados momentos antes de ser desechados para dar vida a las diversas formas de la imaginación.
Llantas de bicicleta, discos compactos obsoletos, alambres de gallinero, botellas de plástico, cajas de leche, entre otros objetos que parecieran no tener utilidad o de plano pudieran ser llamados “basura” son empleados momentos antes de ser desechados para dar vida a las diversas formas de la imaginación.

Este año el desfile llegará con una propuesta original

Pese a la intensa e inesperada lluvia de la madrugada de ayer, los carros alegóricos que participarán en el carnaval de La Paz no fueron dañados gracias a la pronta acción de los artesanos y artistas que, oportunamente protegieron con lonas y plástico el trabajo de meses de preparación para las fiestas de este año.

Ahí encontramos a Francisco Merino tomándose un café e impaciente por que terminase el contratiempo meteorológico para seguir adelante con el trabajo.

El artista urbano explicó que cerca de 20 artesanos trabajan con entusiasmo para entregar, los carros en los que es montado el espectáculo del desfile de carnaval.

Como cada año, se busca que el desfile guarde una temática específica sin embargo Merino confesó que para esta edición los carros alegóricos van a dar de que hablar.

De hecho ya lo están haciendo, la semana pasada una de estas piezas de arte urbano sobre ruedas se fue de gira a Todos Santos, en el marco del festival de arte del pueblo mágico, la carroza principal fue presentada un evento en donde las participantes del certamen para reina de las fiestas carnestolendas se pasearon por el pueblo a bordo de uno de los carros que ha manufacturado la trupé de Francisco Merino.

Esta carroza real lleva como tema la representación de a una  sirena con cola de guitarra, interpretación del animal mitológico que embrujaba con su canto a los marineros que está construida en su mayoría materiales sólidos de “re-uso”.

Llantas de bicicleta, discos compactos obsoletos, alambres de gallinero, botellas de plástico, cajas de leche, entre otros objetos que parecieran no tener utilidad o de plano pudieran ser llamados “basura” son empleados momentos antes de ser desechados para dar vida a las diversas formas de la imaginación.

Lo que el paceño quiere dejar de ver es recuperado para, ser el centro de la atención, demostrando la textura inusitada, el llamativo colorido y atractivo visual de lo que de manera cotidiana pasamos de largo.

“Muchas cosas que serían basura, han sido usadas por mí para hacer piezas de arte, además este tipo de material se emplea de forma tradicional en el interior del carro de carnaval tradicional pero en esta ocasión, en una propuesta  locochona y humorosa, que es el espíritu de estas fiestas” dijo.

 Francisco Merino es un artista que dedicado a la concepción de escenografía desde 1985, dice, que ha reflexionado mucho sobre el destino del arte que produce, el cual sobre todo el que entrega a las instituciones gubernamentales , termina en siendo desechado.

Pese a su propuesta de “reciclaje”, al ser entrevistado por Peninsular Digital el artista plástico dijo desmarcarse de todo movimiento ecologista.

Estoy recurriendo, quizá abusando del regocijo colectivo, de la predisposición a pasarla bien que abren la música y la disipación para proponer un discurso estético sin rayar en el mensaje simplón del ecologismo sino en el acto en sí que provoca el carro y creo que cumple con el concepto de re-usar y consumir menos sin ser apóstol del ecologismo, simplemente es un testimonio estético dijo.

Carros que apelan a los “niños jóvenes” quienes conocen mejor que nadie este mundo nuevo en el que el carnaval ya no es una fiesta de la carne sino que requiere testigos de un nuevo tiempo que se está viviendo.

“Yo no sé si esto va a servir para algo pero si da cuenta de algo que debemos decir” finalizó.

¡Comparte!

* * *