Se cierne la violencia sobre el relleno de Palo Escopeta

Héctor Miranda