Rosa Delia, apática ante la delincuencia

Héctor Miranda