Preocupante que los arroyos se utilicen como basureros clandestinos

Héctor Miranda