Prácticamente vacío el estero josefino

Héctor Miranda