Observaron cabeños el tránsito de Venus

Pamela Padilla Soto 

A pesar del intenso calor, la explanada lució repleta de ciudadanos interesados en informarse más al respecto, quienes no perdieron la oportunidad de observar dicho fenómeno natural, entre otros telescopios, proyectado también a través del Foto-Heliógrafo Dallmeyer, construido para la observación del tránsito de Venus en 1882, en la Ciudad de México.

A pesar del intenso calor, la explanada lució repleta de ciudadanos interesados en informarse más al respecto, quienes no perdieron la oportunidad de observar dicho fenómeno natural, entre otros telescopios, proyectado también a través del Foto-Heliógrafo Dallmeyer, construido para la observación del tránsito de Venus en 1882, en la Ciudad de México.

En punto de las 4 de la tarde y hasta las 7:30 de la noche del 5 de junio, la plaza Antonio Mijares, en San José del Cabo conmemoró un momento histórico, que en el mismo lugar pero 243 años atrás, atestiguaron los astrónomos Jean – Baptsite Chappe d’Auteroche y Joaquín Velázquez de León, el tránsito de Venus por el disco solar.

 Entrevistado durante la observación de dicho fenómeno natural, que no se repetirá hasta el 10 de diciembre de 2117, el director del Observatorio Astronómico Nacional de San Pedro Mártir de Ensenada, Baja California, Michael Richer, manifestó la celebración que significa para la ciencia y para los ciudadanos, el ser testigos del tránsito de Venus.

 “Los tránsitos ocurren en par y los pares están separados por ocho años, este es el segundo del par, el primero fue en el 2004 y se vio en Europa y en Medio Oriente; después de este tránsito tenemos que esperar 105 años para el siguiente y luego 8 años, después hay un segundo para terminar el par y después de ese son 122 años para el tránsito”, puntualizó el doctor Richer.

 Cabe destacar que los tránsitos de Venus permitieron a nuestros antepasados calcular datos geográficos cruciales, tales como la distancia entre la Tierra y el Sol, conocida en la actualidad como la Unidad Astronómica (UA), considerada la punta de lanza de la ciencia mundial, esencial para hacer mapas y calcular rutas de comercio marítimo.

 A pesar del intenso calor, la explanada lució repleta de ciudadanos interesados en informarse más al respecto, quienes no perdieron la oportunidad de observar dicho fenómeno natural, entre otros telescopios, proyectado también a través del Foto-Heliógrafo Dallmeyer, construido para la observación del tránsito de Venus en 1882, en la Ciudad de México.

 La señora Adriana Agúndez, quien en el lugar indicaba a sus hijos la importancia del evento, declaró “me pareció interesante que junto con mis hijos viviéramos esta experiencia, porque les digo que cuando vuelva a ocurrir, lo más seguro es que ya no estemos ni yo ni ellos”.

 También se encontraba en la plaza un grupo de siete estudiantes del postgrado en Astrofísica del la UNAM (campus Ensenada), con la finalidad de apoyar en la observación y como parte de un proyecto titulado “Astro Baja 1000”, el cual además recorrerá Guerrero Negro, Santa Rosalía, Ciudad Constitución y La Paz, para dar una serie de charlas y presentaciones educativas, para mayor información puede ingresar www.guerreronegro.org/reportajes/astrobaja1000.html

 Debido a la importancia del suceso, el ayuntamiento de Los Cabos, el Instituto de Astronomía de la UNAM, la Universidad Autónoma de Baja California Sur y el grupo Raíces Cabeñas, acompañados de dignatarios de la Alianza Francesa, develaron tres placas alusivas a la observación de 1769 y una escultura titulada “Conjunción de Venus con La Luna”, del artista Federico Silva Lombardo, cerca del punto de observación original, donde se situaba al Misión de San José del Cabo.


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.